Continúan desbordamientos del río Guayuriba vía a Acacías

Río Guayuriba

Por Camilo Gallo | 

Los habitantes de la vereda ‘Río Negrito’ y ‘Las Mercedes’ que se ubican en la vía que conduce de Villavicencio a Acacías, se tomaron la vía esta semana con el objetivo de lograr que se les brinden garantías de mitigación, ya que desde el 2017 el río Guayuriba se desborda por ‘Río Negrito’ causando afectaciones a los cultivos, animales y viviendas del sector.

El Guayuriba se clasifica como un río trenzado, que se forma por la sedimentación de una gran cantidad de carga que la corriente no es capaz de transportar, aumentando la pendiente aguas abajo, por lo que la velocidad permite que se formen canales múltiples cuando el agua trata de abrirse paso por las barras de sedimentos, lo que hace que el río se amplíe lateralmente.

Río Guayuriba

«El río se nos llevó las casas, los animales, se nos llevó todo. La situación cada día es más grave, un día de esos se nos va a llevar nuestra vivienda, estamos indignados. Necesitamos una solución radical, porque están sacando material del río con volquetas y eso es lo que ha estado desviando el cause el río. Estamos damnificados», manifestó Cristina Sanabria, habitante de la vereda Río Negrito.

Cristina comentó además, que el río ha sido intervenido en diferentes oportunidades con el fin de evitar los desbordamientos, sin embargo, continúan presentándose inundaciones en la zona cuando crece el cause del Guayuriba, por lo que piden a las autoridades una solución definitiva.

Lea también: El Castillo, en camino a convertirse en el primer destino agroturístico del Ariari

El director de Gestión del Riesgo de Desastres del departamento, Wilson López Bogotá, comentó a Periódico del Meta que los desbordamientos son causados por la existencia de un desnivel natural, ya que por condiciones topográficas se presenta una acumulación de material en el centro del río que desvía el agua hacia la cuenca baja.

Río Guayuriba

«Se necesita un jarillón en el sector de Cuncia Baja para evitar el trasvase entre el río Guayuriba y el Río Negrito. Se intervinieron 28 puntos en el departamento generados en la emergencia que se dio del cinco al 25 de junio, todos controlados, menos este trasvase que hoy genera intranquilidad», explicó Wilson López.

Lea también: Acciones para reforestar municipios del Meta

Además, el funcionario especificó que en el lugar la Gobernación del Meta, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y la Alcaldía de Villavicencio, han invertido 1.730 horas máquina para el control del trasvase, pero que se encuentran programando una reunión junto a Cormacarena y la alcaldía de Villavicencio, para estructurar el proyecto definitivo de obras de solución.

Río Guayuriba

La comunidad denunció que parte del problema se debe a que se realiza explotación minera en el caudal alto. Cormacarena explicó que el río Guayuriba deposita anualmente en el sector entrepuentes un estimado de 163.413.800 metros cúbicos de sedimentos anuales, según resultados de Hidromineros Meta en 2019, mientras que el volumen autorizado por instrumentos ambientales para la explotación minera en la cuenca es de 3.676.567 metros cúbicos, lo que hace que el flujo migre lateralmente.

La Corporación resaltó que en el sector donde se presenta el trasvase, además, es altamente susceptible geológica y geomorfológicamente, ya que se ubican en sedimentaciones antiguas del río dónde se ha identificado el fenómeno desde 1939, antes de que se iniciara la actividad minera.

Las personas que incurran en la explotación minera sin título o permiso minero se exponen a sanciones que oscilan entre los dos y los ocho años de prisión, además, de multas entre 100 y 50.000 salarios mensuales vigentes según el articulo 338 del Código Penal. Ambientalmente el decreto 1333 de 2009 establece “multas diarias hasta por cinco mil (5.000) salarios mínimos mensuales legales vigentes”.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter