Incrementarán medidas contra zika, chikunguña y dengue durante vacaciones

Cuidar la salud de la población villavicense, es una de las principales encomiendas del Gobierno local, por lo que, a través de la Secretaría de Salud de Villavicencio se redoblarán las medidas de prevención para evitar el contagio de enfermedades transmitidas por vectores, como el zika, chikunguña, dengue, fiebre amarilla y paludismo, durante la actual temporada de vacaciones.

Edilberto Morales Vásquez, Secretario de Salud de Villavicencio, expresó que, a pesar de que la alerta por epidemia ya culminó de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, ante la llegada a la capital metense de miles de turistas en la temporada de vacaciones, especialmente de zonas de clima frío, pueden incrementarse los casos de las enfermedades mencionadas, ya que estas personas nunca o escasas veces han estado expuestas a este tipo de contagio y, por lo tanto, son susceptibles de contraerlas.

Por su parte, Jimmy Parrado, epidemiólogo de Enfermedades Transmitidas por Vectores (ETV) de la Secretaría local de Salud, confirmó que al término de la 48ª. semana epidemiológica del 2016, se han notificado al Sistema de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila) 2.282 casos de zika en Villavicencio, de los cuales 2.085 las han reportado las IPS del municipio; 1.239 casos de dengue, de los cuales 15 han sido clasificados como dengue grave y se han registrado dos muertes probables por dengue en el municipio, los cuales se encuentran en estudio y a la espera de resultado de laboratorio.

Igualmente, en lo que va del 2016 se han notificado en la capital del Meta 596 casos de chikunguña, de los cuales 144 han sido de manera individual y 452 por el código de notificación colectiva. Además, 15 casos de paludismo, que se encuentran en estudio con el objetivo de verificar la procedencia del paciente.

Finalmente, el Secretario de Salud Municipal invitó a la comunidad a no automedicarse, ya que este tipo de enfermedades no son tratables con antibióticos; acudir a un centro de salud ante la aparición de fiebre, malestar general, dolor en articulaciones; y tomar las medidas preventivas como, lavar tanques cada siete días, cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico; usar repelente, toldillo y utilizar ropa que proteja todo el cuerpo, entre otras.