lunes, 15 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Lunes 9 y 0

La ‘Aurora’ que nació para la tierra


La ‘Aurora’ que nació para la tierra 1
Jhon Moreno

COMPARTE

Una luz brilló para esta mujer quien decidió regresar a su finca, tras años de desplazada, para comenzar de nuevo desde la legalidad. Hoy, con su familia, es ejemplo de que siempre es mejor trabajar con la tierra y no en su contra.   

 

A principios de los años dos mil, Vista Hermosa era un hervidero. Los paramilitares y la guerrilla se disputaban el territorio a sangre y fuego en una guerra que tenía como combustible los campos de coca, única economía que movía este y muchos de los municipios del sur del Meta.

En marzo del 2005, toda la familia de Aurora Martínez Guerrero pasó a ser una más de las que debió huir de la vereda Alto Termales. Se convirtieron en desplazados cuando tanto ‘paras’ como ‘guerrillos’ les recomendaron que lo mejor era irse o sino iban a morir en medio del fuego cruzado.

Soy nacida, criada y envejecida en Vista Hermosa. Conozco todo el municipio como la palma de mi mano porque fui presidente de Asojuntas seis años y por eso he recorrido todas las veredas. Tengo el mapa en la cabeza”, dice Aurora.

Aquellos desplazamientos masivos provocaron que desaparecieran veredas enteras por “sustracción de materia”, es decir que hubo regiones en las que no quedó un solo habitante. Casas y fincas desocupadas, kilómetros enteros sin ver un solo campesino cultivando la tierra o cuidando los animales, billares y supermercados abandonados se convirtieron en el paisaje cotidiano. Casi seis veredas se quedaron sin una sola familia.

El desplazamiento los llevó a Ibagué y Bogotá, siempre buscando ayudas que les permitiera apenas sobrevivir en un día a día interminable.

Era una vida muy dura, después de dar vueltas por ciudades, en octubre del 2008 decidimos regresar. No había nada que nos motivara a volver, pero sí vivíamos en frustración de perder una vida en el campo por algo incierto diario y apenas tener un alimento”, recuerda Aurora. A la distancia, de vez en cuando, mandaba a averiguar con algún vecino cómo seguía su finca abandonada e invadida por la maleza.

Un grupo de cuatro familias tomó la decisión de regresar al mismo tiempo a la vereda. Debían tener cuidado porque los caminos estaban llenos de minas antipersona y pisar por suelos ya pisados o de lo contrario corrían el riesgo de activar alguna.

La ‘Aurora’ que nació para la tierra 2

Regresar significaba empezar de nuevo, desde la legalidad, por eso Aurora decidió erradicar para siempre la coca de su finca y de su vida. “Yo sembraba y tenía una cocina para procesarla y claro, así como uno ganaba millones gastaba millones. No quedaba plata, y encima se volvía esclavo de un negocio que generaba más preocupaciones que dinero”, asegura.

Al regresar, quisieron ser guardabosques pero la guerrilla no nos dejó porque era un programa del Gobierno nacional, entonces nos organizamos y en enero del 2009 creamos una asociación de campesinos para cultivar cacao. Me eligieron presidente de Agrocos e insistimos buscando financiación con bancos y proyectos. En el 2012 nos postulamos para un plan de cultivo de cacao, con el que también sembramos plátano y árboles forestales para empezar a salvar el bosque”, manifiesta. 

De 30 personas con las que empezó el proyecto, solo unas cinco continuaron. “Nos comenzamos a enamorar del cacao y muchas entidades empezaron a ayudarnos. Hoy tenemos más de 30 hectáreas de cacao y la finca es modelo agroforestal pues tenemos árboles nativos que nos permiten resembrar bosque que habíamos tumbado antes”.

Se enamoró tanto de este fruto que hasta una pequeña biblioteca de libros que tratan de cacao tiene en su casa. Sus hijas estudian administración agropecuaria e ingeniería agroforestal, con la mente fija en que ni ella ni las próximas generaciones de la familia se vuelvan a ir del campo, sino que por el contrario tecnifiquen los cultivos, sin dañar la tierra.

Hoy, la finca Piel Roja, a unos 50 minutos del casco urbano de Vista Hermosa, es un punto de referencia, no solo del cacao, del turismo, sino de la resiliencia de Aurora y su familia, quienes pudieron superar las condiciones del conflicto, su desplazamiento e incluso de un negocio ilegal que solo les trajo problemas.


Jhon Moreno

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales