sábado, 18 de mayo de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

Transformando vidas con educación


Transformando vidas con educación 1
Luissa Fernanda Pérez

COMPARTE

Este proyecto parece tener un enfoque integral, no solo centrado en el rendimiento académico, sino también en el crecimiento personal y en la preparación para el futuro.

En el 2022 se realizó la primera convocatoria para que estudiantes de grados noveno, décimo y once de Villavicencio accedieran a talleres de preparación para el examen del Icfes. Los requisitos eran claros como pertenecer a colegios públicos, tener buen desempeño académico y estar en el Sisbén. 

En ese entonces, un grupo de profesionales quería hacer una labor social y se dieron a la tarea de escoger a 12 chicos de escasos recursos que fueran buenos académicamente y estudiaran en colegios públicos de la ciudad. El objetivo fue brindarles refuerzos y prepararlos de manera personalizada para que obtuvieran buenos resultados en el Icfes y, de esa manera, tuvieran la posibilidad de obtener una beca. Así nació Rumbos Villavicencio.

El plan era seleccionar chicos en noveno, nivelarlos y en décimo empezar a reforzarles el Preicfes hasta once, buscando que obtuvieran buenos resultados para varias cosas: becas de algún ente municipal, departamental o nacional. Gestionar con alguna universidad privada que nos otorgara al menos una beca con la misión de construir un proyecto de vida“, dice Cristhian Luján, director de la Corporación Rumbos.

Profesionales de la región, como médicos de diferentes áreas y empresarios, quisieron ser parte del proyecto apadrinando a un estudiante. Comenzaron con seis niños y seis niñas de diferentes instituciones, en la misma jornada los sábados de 7:00 a.m. a 12 del día.

A los chicos se les da todo: se recogen en las casas, llegan al colegio, se les ofrece desayuno, almuerzo, regresan a sus casas y, adicionalmente, participan en actividades extracurriculares. Los llevamos a convivencias, realizamos pruebas vocacionales para que se encaminen hacia lo que quieren hacer y visiten universidades“, explica Luján.

Todo es costeado. Los jóvenes tienen un seguro estudiantil en caso de emergencias. Para el segundo año, los 12 estudiantes de noveno pasaron a décimo y ahora están en búsqueda de nuevos estudiantes que quieran reforzar sus conocimientos.

En este momento estamos convocando. Los rectores de algunos colegios están ocupados con las obligaciones de las instituciones a principio de año. Dado que hay cupos, queremos que la convocatoria sea abierta para los estudiantes que cumplan con los requisitos principales: ser de colegio público, desempeñarse académicamente y tener Sisbén“, explicó el representante de Rumbos Villavicencio.

Isabela Fandiño es una estudiante que lleva dos años en el proceso y forma parte de la primera promoción de estudiantes que realizará su Icfes este año bajo el refuerzo de Corporación Rumbos: “siento que el proyecto se divide en dos partes, en lo académico y en lo personal. En cuanto al primero, ha sido muy bueno, porque nos dan consejos, nos ayudan a tener otros métodos de aprendizaje que normalmente no nos enseñan. En cuanto al segundo, hemos tenido un crecimiento personal; se preocupan mucho por nuestros valores y por desenvolvernos mejor en sociedad“.

Agrega que ha sido una oportunidad muy buena y siente que ha mejorado académicamente; su promedio subió y le trajo muchos cambios positivos.

Vanessa Rodríguez, profesora voluntaria del proyecto, indica que le llama la atención la labor social, en especial con los estudiantes. “El espacio permite crecer académicamente en estrategias escolares que a los chicos les ha funcionado muy bien en el colegio. Sin embargo, lo más positivo de todo es cómo son miembros de diferentes instituciones que se integran en el proyecto; ellos crecen en habilidades sociales“.

Expresa que maternaliza o paternaliza el proceso, porque conociendo a los chicos se crea un vínculo afectivo que les ayuda a comprender las realidades de cada niño, sus experiencias en el campo escolar y las perspectivas que tienen en ciertos aspectos de su vida.

El compartir con ellos no es solo estudiante-profesor, sino una relación en la que los chicos generan con nosotros una empatía que les permite abrirse más y ver que lo que uno ofrece son orientaciones para su vida práctica además del conocimiento de cada asignatura“, dice la docente.

Quienes deseen ser parte del proyecto, ya sea como estudiantes o profesores voluntarios, pueden contactar a la Corporación Rumbos a través del 3213572056.


Luissa Fernanda Pérez

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales