«La encrucijada en el alma» de Hernán Gómez

Hernán Gómez tiene una
Hernán Gómez Niño, exdirigente de Centro Democrático en el Meta, decide por estos días cuál camino tomará.

Una de las decisiones políticas que se espera por estos días en la contienda electoral a la Alcaldía de Villavicencio y la Gobernación del Meta, es la que podría tomar en las próximas horas el dirigente Hernán Gómez Niño.

Después de quedar por fuera del juego, ante la decisión de Centro Democrático de no avalarlo para la Gobernación del Meta, Gómez Niño se ha dedicado a recorrer los diferentes municipios del Meta y las comunas de Villavicencio, según él, con el fin de conocer la opinión de las comunidades y así tomar la decisión más acertada.

Quienes conocen el comportamiento del electorado, proceso tras proceso, aseguran que de los 73.966 votos que sacó Gómez en Villavicencio, en la elección del 2015, podría aún contar con un caudal de algo más de 15.000, que de ser cierto bien podrían definir una alcaldía.

Le interesa leer también: Felipe, hoy, lleva la delantera en Villavicencio

Recordemos que esos 73.966 votos hacen parte de los 113.892 que Gómez sacó en el Meta. Sin embargo, de las 10 candidaturas que aún queda solo cuatro tiene aún posibilidades, y es allí en donde Gómez Niño buscará llegar:

Felipe Harman, candidato de la Fuerza Alternativa, que agrupa a los partidos Polo Democrático, Alianza Verde, Mais y los movimientos Colombia Humana liderada por Gustavo Petro y Compromiso ciudadano, de Sergio Fajardo; también están Alexander Baquero, del partido Conservador, quien ha quedado solo, al ver  que gran parte de la dirigencia  conservadora de la capital del Meta,  se centró en trabajar la candidatura liberal de Juan Guillermo  Zuluaga a la Gobernación.

Fabián Torres, candidato de Cambio Radical y quién es impulsado por el grupo político que llevó a Wilmar Barbosa a la Alcaldía, y que además contaría con el respaldo del grupo político de la senadora Maritza Martínez y de la misma candidatura de Juan Guillermo Zuluaga. Allí podría llegar la hoy candidata Lucy Contento si declina su candidatura como se asegura en círculos cercanos al grupo de Zuluaga.

El último de ellos es Felipe Carreño del movimiento ciudadano ‘El Poder de la Confianza’, y quién es el único candidato inscrito por firmas.

Sin embargo, la decisión que tome Hernán está ligada a su futuro político. Un paso en falso de quien ha sido un gran elector, daría al traste el trabajo que ha venido construyendo durante su carrera política.

Hernán Gómez
La decisión de Hernán Gómez Niño, dirigente político del Meta, para unirse a otras candidaturas,se presentaría en próximos días.

Por coherencia con su discurso político por más de 15 años, el exdirigente uribista no llegaría a apoyar la candidatura de Felipe Harman, quien representa la izquierda y, donde muy seguramente tampoco se sentirían muy a gusto con Gómez Niño.

Por los lados de Alexander, la soledad de los Baquero Sanabria es un obstáculo para un triunfo seguro que le permitiría a Gómez Niño pasar factura de cobro en futuros procesos electorales.

Con Fabián Torres, de quién Hernán ha estado muy cerca últimamente y que podría indicar que sería al candidato al que daría su apoyo, dejaría ver que Gómez no tiene la coherencia política de la que habló en la última rueda de prensa.

Para nadie es un secreto que Fabián Torres ha sido pupilo del grupo político de Luis Carlos Torres y Maritza Martínez, el mismo grupo de donde proviene Juan Guillermo Zuluaga.

También es sabido que la cercanía de Fabián con Zuluaga no solo es la de compañeros de militancia política. En el gobierno de Edilberto Castro, cuando Juan Guillermo Zuluaga fue secretario Social y de Participación, su director de Participación fue Fabián Torres; luego como alcalde, lo nombró como director del Instituto Municipal de Deporte y Recreación. Por esto, muchos aseguran que Fabián Torres parece ser más un subalterno de Zuluaga, que compañeros de grupo político.

Cuando Zuluaga ocupó altos cargos en el Gobierno Nacional, Fabián Torres fue director de Asuntos Ambientales del Ministerio de Ambiente. Es por esto, que hoy muchos aseguran que el candidato liberal a la gobernación quiere tener alcalde propio.

Esta relación de Torres y Zuluaga, llevaría a que, aplicando la teoría de conjuntos, si Gómez Niño apoya la candidatura de Fabián, termina fortaleciendo indirectamente la campaña de Zuluaga. Dicta las normas de conjuntos: Si A=B y  B=C entonces A=C.

Si aplicamos esta teoría, Hernán Gómez tendría que explicar a sus seguidores, el alcance de las palabras de la última rueda de prensa cuando aseguró que “mercantiles de la política (a los que muchos entendieron se refería a Zuluaga y su círculo cercano), fueron los culpables de sacarlo de la contienda electoral”, para terminar llegando a reforzar esas candidaturas. Las mismas a donde ya han llegado varios de sus alfiles, entre ellos el exdirector departamental de Centro Democrático en el Meta y tal vez la persona más cercana a Hernán, Jaime Londoño.

Muy seguramente, una decisión de estas implicaría un alto costo a la credibilidad de Gómez Niño y poco sumaría a la Torres. Dice un analista político, que “a Hernán lo pusieron al borde del abismo y él decidirá si se lanza”.

La otra opción es la de apoyar la candidatura de Felipe Carreño, que viene proyectando una independencia a los poderes y maquinarias, gracias a que se inscribió por firmas.

La última opción de Gómez Niño y que seguramente le generaría menos resistencia con sus seguidores en un futuro, es la de abstenerse de apoyar a candidato alguno.

Falta ver la decisión a Gobernación.