miércoles, 21 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Miércoles 3 y 4

La importancia de morir dignamente


La importancia de morir dignamente 1
Foto tomada de Revista Semana.
RP
Redacción PDM
  • Publicado en Ene 08, 2022
  • Sección Nacional

COMPARTE

Después de dos años, Víctor Escobar, de 60 años de edad y quien padece de varias condiciones degenerativas incurables, recibió lo que para él sería la mejor noticia de su vida: podía recibir la muerte asistida. Ayer siete de enero a las 7:00 p.m., le dio fin a una vida, para él, de sufrimiento.

Escobar solicitó desde el año 2020 el procedimiento, que se le fue negado por un comité evaluador debido a que, si bien es un procedimiento legal en Colombia desde el año 2015, este solo cubre a pacientes con enfermedades terminales. Sin embargo, en julio de 2021 la Corte Constitucional aceptó que la eutanasia fuese aplicada a personas que tienen condiciones físicas graves y les impida tener una vida digna.

Lea: Meta: 37% de ocupación UCI; Colombia: 45,31%

Esto significó una esperanza más para Víctor, llevándolo nuevamente a solicitar el procedimiento, lo que le permitió convertirse en el primer colombiano en recibir la muerte asistida sin ser un paciente terminal.

Desde hace varios meses la eutanasia viene siendo uno de los temas de debate más importantes en el país. Con la resolución 971 de 2021, la cual establece nuevos lineamientos para garantizar los derechos a una muerte digna de los pacientes en estados de salud incurables, Colombia se convirtió en uno de los siete países del mundo donde la eutanasia es legal.

Sin embargo, la lucha frente a la eutanasia por parte de quienes desean y requieren el procedimiento los ha conllevado a procesos largos y desgastantes física y emocionalmente.

Le sugerimos leer: Ya no será necesario portar en físico la licencia de conducción ni de tránsito

Tal es el caso de Marta Sepúlveda, católica y de 51 años de edad que padece de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y a quien el pasado 8 de octubre de 2021 se le frustró su procedimiento eutanásico después de que la clínica privada que trataba su estado de salud (IPS Incondol), decidiera suspender el procedimiento horas antes de que este fuese realizado.

Aunque la suspensión fue revocada por un juez quien reprogramó el procedimiento para esta paciente, es aquí donde se debe plantear la importancia de que estas personas, impedidas para tener una vida digna por condiciones de salud que solo producen dolor, tengan sin mayor problema el derecho real de acabar con su sufrimiento.

En términos económicos, resulta complejo sostener una enfermedad que no tiene cura, más aún cuando los centros asistenciales en muchas oportunidades carecen de proveer a sus pacientes los fármacos y medicamentos necesarios para el control de la misma; además de los trámites lentos que los pacientes deben realizar.

Uno de los aspectos por los cuales se ha juzgado el hecho de decidir finiquitar su propia vida, proviene de las creencias e ideologías infundadas desde la religión sobre lo que puede o no considerarse un pecado.

Martha Sepúlveda aseguró en su momento para Caracol televisión que desde el plano espiritual es una persona creyente de Dios, pero que “ese mismo Dios no quiere ver sufrir a sus hijos”, sin embargo, Colombia a pesar de ser un Estado laico, la iglesia católica influye en el imaginario y la opinión pública sobre los propios conceptos de moral y ética.

Según el Ministerio de Salud, desde el 2015 cuando el Gobierno reglamentó la eutanasia en Colombia, se han realizado 178 procedimientos de muerte asistida. En el año 2015 se presentaron 4 casos; en el 2016, 7 casos; en el 2017, 16 casos; para el 2018, 24; en el año 2019, 44 casos; 2020, 36 casos; y en el 2021, 47 procedimientos de esta índole.

El dolor constante a raíz de una enfermedad, terminal o no, repercute indiscutiblemente en la calidad de vida de quienes la padecen; impidiendo el disfrute de una vida normal, frenando incluso hasta la movilidad y el poder valerse por sí mismos, y creyendo, además, ser una “carga” para su familia.

… “Para mí es un día lleno de alegría; saber que ya me reuní con el comité médico y acordamos que el procedimiento va a ser el 7 de enero a las 7:00 p.m. Es una gran felicidad saber que voy a terminar con mi sufrimiento de tantos años”, así anunció Víctor Escobar la mejor noticia de su vida: la eutanasia.

Hoy 8 de enero se conoció que después de varios meses de espera, la IPS notificó a la señora Martha Sepúlveda la realización de su muerte asistida, la cual se llevó a cabo en horas de la mañana en las instalaciones de la IPS Incondol.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales