Lanzarse al Humadea ya no será atractivo

El pozo que se había formado en el fondo del puente sobre el río Guamal, era producto de una peligrosa socavación que podría afectar el puente.

Por muchos años el puente sobre el río Humadea, se convirtió, sin serlo, en atractivo turístico para Guamal. Los viajeros, y también sus propios habitantes, iban a disfrutar de las frías aguas del río y de quienes osadamente se lanzaban desde el puente en una tarde soleada de domingo. Los puentes festivos era común pasar por allí y observar cientos de jóvenes que se lanzaban desde allí.

 

Sin embargo, esta práctica puede llegar a su fin y con esto afectar directamente la actividad turística y económica de la zona, según se quejaron algunos de sus habitantes.

Según Edgar Humberto Cruz, líder ambiental de la Corporación Ambiental y Turística Corpohumadea, el diseño de la nueva vía que contempla la doble calzada Villavicencio-Granada,  se pretende rellenar el pozo bajo el puente con 480 hexápodos (estrellas de concreto) lo que tiene a la comunidad inquieta debido a que tradicionalmente en este lugar es donde la gente solía lanzarse hacia el río, actividad que ya no se podrá hacer con la ejecución de estas obras bajo el puente.

Cruz encabeza las voces en contra de esta decisión de la Concesionaria Vial de los Llanos, encargada de realizar la doble calzada, luego de conocerse la intervención que realizará en el puente. El líder ambiental también interpuso la queja contra la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

La obra es necesaria

Sin embargo Periódico del Meta consultó algunas fuentes de la Concesionaria que de manera extraoficial explicaron que las obras que ya se están realizando en el puente del río Humadea son necesarias. Además para evitar que sucedan eventos como lo sucedido aproximadamente hace un año con el colapso del puente Charte sobre la vía que comunica al Meta con el Casanare y que dejó incomunicada esta importante arteria vial.

“Dentro del proyecto se estableció hacer un inventario de la infraestructura en general de la malla vial de los llanos y dentro de estas se encuentran los puentes, y tras lo sucedido en el Charte se hizo revisión de algunos puentes y se encontró que algunos requieren reforzamiento de sus estructuras” aseveró la fuente consultada.

Añadió que los ingenieros expertos no dan otra solución para lograr el reforzamiento de la pila del puente en Guamal, para que el río no siga socavando el soporte de y así fortalecer la integridad del mismo, evitando que la estructura se quede sosteniéndose en falso y colapse.

Otros  puentes que también serán intervenidos son el puente Yucao, vía a Puerto Gaitán y el puente Manacacías.

 

Luis Torres, experto en productos turísticos consultado por Periódico del Meta, informó que es entendible la inconformidad de la comunidad por estas obras, sin embargo argumentó que estos megaproyectos necesitan reforzar las estructuras existente y se debe comprender que los diseños contemplan su intervención.

“Es claro que los puentes no están hechos para que la gente se lance de ellos, ya que esa esa no es su función. Los puentes son infraestructura vial y como tal hay que protegerlos y conservar su integridad o se afectaría la movilidad y el tránsito”, dijo.

Fuentes de la concesionaria argumentan que el puente en sí mismo no puede ser una fuente económica de turismo, haciendo hincapié en que los puentes son estructuras que ayudan a la movilidad, y que no tiene nada de lucro turístico para la región “lanzarse de un puente al río”.

Un ingeniero civil, que conoce el proyecto, indicó que estas obras se están realizando simplemente por proteger la infraestructura y evitar futuras tragedias y más en épocas de invierno, donde el río puede causar más afectaciones a la estructura pilar del puente.

“La gente podrá seguir bañándose en el río, los estaderos pueden seguir funcionando como lo han hecho normalmente, simplemente no se podrán lanzar del puente”, puntualizó Luis Torres.