Las razones de la intensa ola de calor en Meta

El aumento del calor sofocante tiene su explicación en la variabilidad climática y la relación de los vientos de las últimas semanas en la Orinoquia.

El Ideam explica las razones de la ola de calor que azota al departamento y qué consecuencias puede tener sobre la salud de las personas sino se toman las medidas del caso.

En los últimos días, el departamento del Meta ha sobrepasado las temperaturas normales, pues en promedio las máximas se ubican entre los 27 y 28 grados centígrados, sin embargo, en lo que va corrido del año se han registrado temperaturas cercanas a 36°C.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) indica que existen tres razones para explicar esta tendencia, que se ha reportado en todo el país, entre ellas, el Fenómeno del Niño, el cual se extenderá hasta finales de marzo.


Periódico del Meta consultó expertos que explican al detalle porqué se presentan las intensas oleadas de calor y qué medidas tomar para evitar incendios forestales y proliferación de enfermedades como el dengue.


En Villavicencio el Ideam reportó que en lo que va corrido del 2019, la temperatura máxima ha sido 35,6 grados centígrados, pero aún no se supera la máxima histórica, que fue en 1944, cuando se alcanzó un tope de 38,2°.


El intenso calor se da por tres razones: en primer lugar, en la región se encuentran los vientos alisios, que por esta época son más fuertes. Los expertos del Ideam indican que atmosféricamente, hay unos vientos denominados ‘chorro de los Llanos’, estos vientos vienen del noreste, entran a la Orinoquía y atraviesan Arauca, Casanare y Meta, por lo tanto, dispersan la nubosidad propicia para la lluvia, incrementando las sequías y por consiguiente el calor.


Por otro lado, el país, el flujo de los vientos está alrededor de los 10 kilómetros de altura desde el occidente. Adicional a ello, los vientos del norte, que llegan al país se posan en una capa más baja de la atmósfera, por esta razón, hay una nubosidad de tipo medio o bajo; generalmente, estas capas evitan que la temperatura se eleve, sin embargo, en este momento se está presentando un fenómeno denominado ‘inversión térmica’.


Según explicó Mery Fernández, jefe de la oficina de Pronósticos y Alertas del Ideam, a menor altura, menor calor y viceversa. Para el caso del departamento del Meta, la ‘inversión térmica’ se presenta cuando hay nubosidad baja, es decir, a pesar de que las capas de las nubes cubren los rayos de sol, el calor persiste, esto es lo que comúnmente se denomina ‘bochorno’.


La experta dijo también que “por el momento no se puede hablar de ‘cambio climático’, sino de ‘variabilidad climática, entre esta mutabilidad ambiental se encuentra el Fenómeno del Niño, que responde, en gran parte, al tiempo sofocante que atraviesa el país”.
Este fenómeno significa que, el calor en el Océano Pacífico aumenta, propiciando calores y sequías intensas en la Orinoquia y el Caribe. Ante esto, el Ministerio de Ambiente y de Minas, en coordinación con el Ideam, continúan el monitoreo permanente de la variabilidad climática del país.


Consecuencias
El intenso calor viene acompañado de mayores probabilidades para incendios forestales, según Edwin Gómez, miembro de la Unidad de Gestión de Riesgo de Cormacarena, el departamento del Meta generalmente es propenso a incendios forestales, pero en tiempos de Fenómeno del Niño, la alerta pasa de moderada a muy alta. Este año, se encuentran en alerta máxima los municipios de Mapiripán, Puerto Gaitán, Restrepo y Villavicencio.


Por esta razón, los expertos de Cormacarena y las demás autoridades ambientales del de departamento invitan a los ciudadanos a evitar quemas, fogatas, fogones y demás actividades que pongan en riesgo la cobertura vegetal; la alerta y la recomendación se dan, porque en lo que va corrido del fenómeno del niño, se han perdido alrededor de 30.000 hectáreas de vegetación a causa de incendios forestales en todo el departamento, según José Conde, delegado departamental de Bomberos.


Para controlar y evitar el aumento de esta alarmante cifra, Cormacarena avanza en la capacitación de brigadistas forestales en las zonas rurales para que estos apoyen a las unidades de socorro las acciones para mitigar, prevenir y apagar los incendios forestales.


Las conflagraciones se dan o se extienden pues los terrenos se hallan demasiado secos por los intensos calores y las escasas lluvias, y es que, según cifras oficiales del Ministerio de Ambiente, el departamento del Meta la intensidad de las lluvias ha disminuido cerca de un 50 % desde diciembre de 2018 a causa del Fenómeno del Niño”. Según pronósticos del ideam, el ‘niño’ irá hasta finales de marzo.


Aumento de energía
Entre tanto, la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, aseguró que, “los generadores de energía han manifestado que las plantas hidráulicas y térmicas están al día y con los planes de combustibles listos”. Por su parte, la Electrificadora del Meta (EMSA) reportó un aumento del 12% en el consumo de energía en lo que va corrido del año, lo que significa aumentos en las próximas facturas.


Enfermedades
Por otro lado, la disminución de las aguas, y el calentamiento de las mismas ha incrementado la reproducción del Aedes aegypti, mosquito portador de enfermedades como el dengue y la fiebre amarilla. Según el secretario de Salud, Jorge Ovidio Cruz Álvarez, en lo que va corrido del año 2019 se ha presentado 711 casos de Dengue en el departamento del Meta. Los municipios con mayor incidencia acumulada son El Castillo, Barranca de Upía, Guamal, Granada y Puerto Rico, y con mayores casos Villavicencio, Acacías y Vista Hermosa.