Las vacaciones dejaron contaminación en los ríos

En el territorio nacional son tradicionales los paseos de olla, en el departamento del Meta se estima que más de 50.000 personas llegan a disfrutar de los ríos, lagunas y demás cuencas hídricas que se encuentran replegadas por los 23 municipios de la Orinoquía. Estas cifras reflejan la alta contaminación a la que  se ven expuestos estos afluentes hídricos. 

El departamento del Meta es uno de los lugares más visitados en época de vacaciones por turistas y extranjeros que encuentran en la capital del llano y en sus paisajes el lugar perfecto para pasar sus vacaciones.

Es importante destacar que este Departamento cuenta con reconocidos caños, lagunas, ríos, cascadas, atractivos turísticos que demandan gran solvencia económica para el turismo de la capital llanera y los 23 municipios que hacen parte de su  jurisdicción.

Por ende es trascendental que los turistas y demás personas que visitan estos lugares tengan presente que estos sitios de gran tránsito de personas están dentro de zonas verdes, y son considerados patrimonios culturales de la región, por ello merecen el cuidado y el respeto de sus visitantes.

Contaminación

Según las cifras entregadas por la Policía Ambiental son más de 100 toneladas de basura las  que se recogen cada año en las riberas de los ríos de este Departamento, el intendente Edwin Walteros jefe de la Policía Ambiental  se refirió al tema de la contaminación y aseguró que los ciudadanos no son conscientes del daño que le causan al entorno ambiental, ya que una bolsa de plástico de cualquier tamaño que  es arrojada al río demora casi 100 años en descomponerse, afectando de forma permanente el  habitad donde es arrojada.

Esta es una de las tantas problemáticas que causa el vertimiento indiscriminado de residuos sólidos en el agua, entre otras, ya que no se puede olvidar que los residuos orgánicos también son arrogados indiscriminadamente al agua generando malos olores y plagas.

Frente a esta situación la Policía Ambiental viene adelantando una campaña de descontaminación de algunos de los más importantes afluentes hídricos de la capital llanera, ya que más de 20.000 personas, que estuvieron presentes en el río Humadea  y  Guayuriba dejaron gran cantidad de residuos sólidos,  entre ellos latas de cerveza, residuos inorgánicos, bolsas, toallas femeninas y demás que  han ido descomponiéndose al paso de los días y han causado la propagación de plagas en los mismos.

Con ropa de campaña y bolsas en mano se ha hecho la recolección de las basuras y desechos, sin embargo es imperativo que las personas que algan  de paseo,  a estos lugares recojan  sus desechos y basuras en bolsas de plástico negras y las  dejen   a las afueras de los ríos, lagunas o caños para que  sean recogidas por el personal de aseo que labora en esas zonas.

Por otra parte, el uniformado recordó que las personas que sean sorprendidas dejando desechos en algunos ríos y cuencas hídricas consideradas reserva natural, podrán hacerse acreedores a una multa y a sanciones por contaminación ambiental en zonas verdes.