Lecheros del Meta, tienen voz y voto

En el Meta se producen más de 500.000 litros diarios de leche. Su productores tienen ahora voz en el Consejo Nacional Lácteo.

Los lecheros llaneros tienen asiento  en el Consejo Nacional Lácteo

Los 5.000 productores de leche organizados en 65 asociaciones, reunidos en la Cadena Láctea del Meta y que además conforman el Comité Lácteo del Meta, tendrán en adelante una mayor representatividad en el gremio nacional, tras el aval que les permite su inclusión en el Consejo Nacional Lácteo.

Este Consejo, que es una de las instancias más importantes del sector ante el Ministerio de Agricultura, se convierte en un espacio logrado por los productores de leche del departamento. Del Consejo Nacional ahora podrán recibir consultoría y asesoramiento técnico, tecnológico e industrial en la producción y optimización de productos derivados de los lácteos.

“Esta decisión nacional es una oportunidad para que el sector tenga una mayor participación nacional, al tiempo que aseguró que, se abre la puerta a la articulación de programas y proyectos, orientados a mejorar la calidad y competitividad de los ganaderos del departamento”, explicó la secretaria técnica de la Cadena Láctea del Meta, Viviana Zamora.

Se calcula que el departamento del Meta tiene una producción de 500.000 litros de leche al día, pero las cifras del sector son muy dispersas por lo que pertenecer a este Consejo Nacional permitirá canalizar recursos que en un futuro permitan hacer una identificación y caracterización de los productores.

Ante el ICA hay 14.000 predios registrados en el Departamento del Meta, pero según Viviana Zamora, es difícil estimar cuántos con orientación lechera y cuántos de doble propósito, que es lo más común de nuestros productores; añadiendo que hay muchos predios que no están registrados ante el ICA, que es la autoridad sanitaria.

Por su parte, desde la Secretaría de Desarrollo Agroeconómico del Meta, se espera que la producción de leche impacte positivamente en la economía de la región y que sea un salto sustancial para el progreso de los pequeños y medianos productores.