Línea amiga 312 575 11 35

Cubrir los suicidios demandan altos estándares éticos de los periodistas y en general de la comunidad, algo que ha fallado en los últimos acontecimientos ocurridos en Villavicencio. Análisis.  

Recientemente, los medios de comunicación en Villavicencio nos hemos enfrentado al reto de informar o cubrir los suicidios o intentos de suicidios de personas desde el puente La Azotea, una dura labor aunque no es la primera vez que se presentan casos en la capital del Meta.

Las consecuencias de la pandemia, las desilusiones amorosas o cualquier otro factor son detonantes que pueden usar como argumento quienes quieren quitar su propia vida. Los periodistas, en busca de estos detalles o de imágenes, hacen más complicados los dilemas éticos.

Según la Defensa Civil del Meta, desde que se inauguró esta estructura se han presentado cerca de 17 suicidios y se han evitado unos 26. Y aunque es recurrente la petición a la alcaldía para poner una malla en puentes y sitios públicos desde donde podrían intentar, lo cierto es que la salud mental debe ser tratada con más profundidad y los suicidios no se resolverían con la instalación de estos elementos, de acuerdo a los expertos consultados por Periódico del Meta.

La Gobernación del Meta, a través del programa de Convivencia Social y Salud Mental, reportó que durante el año 2020 se presentaron en el departamento 648 intentos de suicidio y durante el primer semestre del año 2021 iban a julio 314 casos, de los cuales el 60% (188) son mujeres.

“El ser humano que se quita la vida no concibe la muerte como la desaparición permanente eterna y fatal, detrás existe una fantasía de que las cosas mejoren y que el sufrimiento desaparezca. Esas fantasías son omnipotentes inconscientes y fantásticas, por lo general la persona corriente que sufre, quiere volver a nacer, empezar de ceros, pagar una deuda de culpa, la culpa consciente o inconsciente es la que por lo general lleva al suicidio o los intentos aumenten en una población que se expone a tales eventos”, dijo a Periódico del Meta el doctor de la Hoz, médico psiquiatra de la Clínica Somos.

Para los medios de comunicación es importante centrar las noticias como cubrimiento de un tema de salud pública, sin mencionar detalles de las muertes, lugares donde ocurren los hechos o la forma en que lo cometen.

“¿Qué frena al instinto de muerte? Solo el tener un sentido para la existencia lo cual implica el conocer y considerar al otro, al prójimo. En el caso de la enfermedad mental, la depresión ya sea recurrente o un único episodio puede llevar a un paciente a considerar el suicidio; es también esa necesidad de no sufrir; son estados mentales dolorosos, insostenibles, intolerables a veces las personas pueden decir o avisar sobre la inminencia de esa ‘solución”, dice de la Hoz.

Para el psiquiatra, es aquí en donde profesores, padres de familia, amigos comunicadores o ‘influencers’, deben tener en cuenta que el suicida hace un pedido de ayuda encubierto, no comprendido y publicitado, puede ser el derrotero fantaseando al no sufrimiento.

Asegura que otro caso es el de personas que en un momento de su vida no toleran las pérdidas, la frustración y tienen dificultad para elaborarlas ya sea por su personalidad o el tipo de vínculo con lo que pierden: “las pérdidas causan un estado de tristeza, es un duelo en que la separación del objeto perdido tiene un proceso de desprendimiento, esos duelos no son complicados pero hay duelos muy complejos por la dimensión de la pérdida”.

Para los medios de comunicación, la Fundación Gabo de Periodismo recomienda no compartir detalles específicos sobre las notas dejadas por quien se ha quitado la vida; evitar referirse al suicidio como un problema creciente, una epidemia o en aumento vertiginoso; obviamente no usar titulares sensacionalistas.

Para la comunidad, no convertirse en audiencias de las malas prácticas en el cubrimiento de suicidios en los medios de comunicación y redes sociales, y apoyar en la divulgación de líneas de apoyo, así como detectar comportamientos de depresiones profundas y duraderas entre amigos y familiares.    

Pautas para cubrir

De acuerdo con el informe Prevención del suicidio un instrumento para profesionales de los medios de comunicación’, los medios de comunicación juegan un papel significativo en la sociedad actual, al suministrar una amplia gama de información en variedad de formas. Ejercen una fuerte influencia sobre las actitudes, creencias y comportamientos de la comunidad y juegan un importante rol en la política, la economía y la práctica social. Debido a esa influencia, los medios de comunicación también pueden jugar un rol activo en la prevención del suicidio.

Con frecuencia este tema es de interés periodístico y los medios de comunicación tienen derecho a informar sobre él. No obstante, los suicidios que con mayor probabilidad atraen la atención de los medios de comunicación, son aquéllos que se apartan de los patrones
usuales.

Los clínicos y los investigadores reconocen que no existe cubrimiento de noticias sobre el suicidio per se, sino cierto tipo de cubrimiento noticioso que aumenta el comportamiento suicida en poblaciones vulnerables.

A la inversa, ciertos tipos de cubrimiento pueden ayudar a prevenir la imitación del comportamiento suicida. No obstante, existe siempre la posibilidad de que la publicidad sobre el suicidio pueda hacer que éste parezca “normal».

Una cobertura repetitiva y continua del suicidio tiende a inducir a y promover pensamientos suicidas, particularmente entre los adolescentes y los adultos jóvenes.

Los siguientes puntos deberán tenerse en mente:

El cubrimiento sensacionalista de suicidios deberá evitarse de manera diligente,
particularmente. Este cubrimiento deberá minimizarse hasta donde sea posible.  Deberá hacerse el mayor esfuerzo por evitar exageraciones. Las fotografías de la víctima, del método empleado y de la escena del suicidio deben evitarse.

• Deberán evitarse las descripciones detalladas del método usado y cómo lo
obtuvo la víctima. Las investigaciones han demostrado que el cubrimiento por
parte de los medios de comunicación tiene mayor impacto sobre el método de
suicidio adoptado, que la misma frecuencia con que ocurren los suicidios.
Ciertos escenarios – puentes, acantilados, edificios altos, vías férreas, etc. –
están tradicionalmente asociados con el suicidio y la publicidad extra aumenta
el riesgo que más personas los usen.

No deberá informarse acerca del suicidio como algo inexplicable o simplista. El
suicidio nunca es el resultado de un solo factor o hecho. Usualmente lo causa una compleja interacción de muchos factores tales como enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales y acontecimientos estresantes. Es útil reconocer que una variedad de factores contribuyen al suicidio.

Los informes deberán tener en cuenta el impacto sobre las familias y otros sobrevivientes en términos del estigma y el sufrimiento psicológico.

Glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública, puede sugerir a las personas vulnerables que la sociedad honra el comportamiento suicida. En vez de eso, deberá hacerse énfasis en lamentar la muerte de la persona.

Lista de servicios de salud mental y líneas telefónicas de ayuda disponibles con
sus números telefónicos y direcciones actualizados.

Publicitar las señales de advertencia del comportamiento suicida.