Lo que perdió La Macarena

La autoridad ambiental Cormacarena hace un llamado a la comunidad para que realice acciones de prevención con el fin de evitar los incendios forestales y optimizar el uso del recurso hídrico.

Fueron siete días los que tardaron las autoridades para controlar el incendio forestal que se registró en el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena y que afectó a más de 3.500 hectáreas.

Es una cifra aterradora de tierra arrasada por las llamas, teniendo en cuenta que esta reserva ambiental tiene 629.280 hectáreas de extensión. Entre sus ecosistemas se encuentran selvas húmedas, bosques inundables, matorrales y vegetación herbácea de sábana amazónica. Se trata de un área extraordinaria variedad por sus condiciones de serranía aislada, lo que sugiere la presencia de especies únicas y un importante índice de diversidad en flora y fauna. Es el punto de encuentro de los ecosistemas andino, amazónico y orinoquense, lo que lo hace exuberante en vida de especies que solo se pueden producir allí.

Se cuenta con una gran diversidad de flora y fauna con más de veinte especies de flora entre ellas la endémica que solo se encuentra en este lugar y también cuenta con más de 14 especies de árboles. Con relación a la fauna hay aves, peces y mamíferos.

Entre la fauna del Parque existen endemismos tales como: el sábalo, el trepatroncos, el copetón, y la tángara.

Además cuenta con osos hormigueros, tigres, pumas, venados, 8 especies de monos, 500 especies de aves, 1.200 especies de insectos y 100 de reptiles. En el caso de la flora existen 48 especies de orquídeas, 2.000 de otras flores, diferentes follajes y plantas. Sobresalen endemismos tales como: anime, zapotillo, alga roja, cacho de venado.

El cedro cebolla, el cedro cachicamo, el laurel morruco, el cedro pilón, el guayacán, el amarillo o comino, el zapotillo, el cedro macho, la ceiba bonga, el caraño y el laurel son algunos de los árboles aprovechables. Sin embargo por el momento los estudios que se han realizado han sido fragmentarios y se piensa que hay numerosas especies que no han sido inventariadas (o incluso descubiertas).

Su formación geológica permite observar rocas sedimentarias. Hay diversos pisos térmicos donde se pueden observar desde selvas húmedas, bosques y matorrales tanto densos como claros y vegetación herbácea de sabana amazónica. También predominan yacimientos arqueológicos sobre los ríos Duda y Guayabero, donde se encuentran grabados y pictogramas de las culturas indígenas que ocuparon la zona.

A la fecha, las autoridades ambientales trabajan en el lugar donde se registró el incendio forestal con biólogos para establecer las cifras exactas de la perdida de fauna y flora en la Sierra de La Macarena a raíz de este incendio forestal.

A través de un trabajo conjunto entre Ejército Nacional, Fuerza Aérea Colombiana, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos Municipal, Alcaldía Municipal, Parque Nacionales Naturales, Policía Nacional, Armada Nacional de Colombia, lograron liquidar esta conflagración.

Según la información entregada por el grupo de Gestión del Riesgo de Desastres de Cormacarena, son 17 municipios que presentan focos de intenso calor, de los cuales 88 se presentaron en La Macarena.

La autoridad ambiental Cormacarena hace un llamado a la comunidad para que realice acciones de prevención con el fin de evitar los incendios forestales y optimizar el uso del recurso hídrico. Así mismo, solicita a la Administración Departamental, Alcaldías y ciudadanía en general, hacer cumplimiento estricto de la resolución que prohíbe las quemas abiertas y controladas, para evitar la degradación, alteración y destrucción de los ecosistemas en la región.

Según información de Parques Nacionales Naturales Sierra de La Macarena tiene sus orígenes en la reserva Biológica de La Macarena, que incluye el levantamiento geológico más extenso hacia el occidente del Escudo Guayanés, con una extensión promedio de 130 kilómetros de largo por 30 kilómetros de ancho.