Los líos con el acueducto y alcantarillado en dos barrios de Villavicencio

Foto: tomada de la Web . Barrio Trece de Mayo

En el barrio Trece de Mayo, al sur oriente de Villavicencio, como en la mayoría de zonas vulnerables, el agua es bendita. Sin embargo, por estos días, el preciado líquido escasea. Y no es para menos, un área de 40.000 metros cuadrados con una población que supera los 4.000 habitantes y una planta de tratamiento de agua que no tiene cobertura, han ocasionado el desabastecimiento en la zona.

Un  líder del barrio Trece de Mayo, que pidió mantener su nombre en reserva, aseguró que la falta de agua en esta zona de la ciudad cada día es mayor. A ello suma, que las obras y las soluciones parciales que brinda la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), no avanzan y las que hay adolecen del paso del tiempo.

Sobre la situación, Jaime Jiménez Garavito, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), explicó a periodicodelmeta.com que el enorme crecimiento urbanístico es el que origina los problemas de potabilización en este sector de la ciudad.

“En la zona se construyó un pozo profundo, una planta de tratamiento y una tubería de distribución, pero esta infraestructura se construyó para una cantidad determinada de viviendas, y hoy en día existen tres o cuatro veces más de las viviendas para las que fue construido incluyendo las zonas de asentamientos subnormales que hay en el sector y que también consumen agua”, precisó.

Agregó que la dificultad para llevar agua al sector también tiene que ver con que ha sido “imposible” instalar micromedidores para uso domiciliario, con los que se busca controlar el consumo de agua.

El ejecutivo de la EAAV asegura, con preocupación, que una familia con cinco integrantes consume en promedio en la ciudad 10.8 metros cúbicos al mes, pero en ese sector de la ciudad el consumo promedio es de 33 metros cúbicos por hogar, lo que genera un desabastecimiento mayor en la zona.

“Sí todos tuvieran en ese sector micromedición se consumiría lo mismo y alcanzaría para todos”, asegura el directivo de la EAAV.
Modernización

A la falta de una adecuada medición, suma la excesiva cantidad de fugas e, incluso, prácticas inadecuadas y lesivas para los servicios, que conducen a pérdidas en la facturación.

No obstante, dice que con las tareas que ejecuta la EAAV para reducir las pérdidas en la zona, y la modernización de la nueva planta de La Esmeralda el agua llegará de manera constante.

Sobre la instalación de tubería en el sector, el directivo fue enfático en asegurar que por el momento no se realizarán obras, pues no es por falta de tubería sino de agua que el suministro es limitado, por lo que reiteró que con la modernización de la planta que surte de agua la zona el servicio va a mejorar notablemente.

En el Betty Camacho
Otro punto de la ciudad que presenta una problemática similar es la urbanización Betty Camacho. En esa zona se rompió una tubería del alcantarillado sanitario, ocasionando malos olores, aguas residuales y contaminación.
La comunidad del sector también se encuentra inconforme con la situación. Sin embargo, la reparación de la tubería se ha dificultado, según el funcionario, por las inclemencias de las lluvias.

“Las obras se han entorpecido porque este es un terreno arenoso con un nivel de saturación y humedad bastante alto. En la medida que uno va escavando se va derrumbando y aún poniendo estibas, elementos de protección para hacer un proceso de microfracción, el terreno se derrumba, por eso se pararon los trabajos”, explicó.

Teniendo en cuenta las dificultades, aseguró que tan pronto el terreno esté seco y en óptimas condiciones de seguridad se realizarán las reparaciones en la tubería.

“Las normas de seguridad no me permiten avanzar en esas condiciones. Mientras tanto estamos llevando el equipo de succión. El acuerdo con la comunidad es de llevarlo cuantas veces sea necesario. Esta herramienta permite desocupar los pozos para evitar que se acumulen las aguas negras”, precisó el Jiménez.

Por último, dijo que aunque esta situación va generar incomodidad por algunos días, lo que se busca es que haya agua potable y en las mejores condiciones para estas comunidades.