Los Ocarros, de cumpleaños

En el Bioparque Los Ocarros, ubicado a 10 minutos del centro de la ciudad, en la vía que comunica al municipio de Restrepo, habitan 712 animales correspondientes a 124 especies, de ellos 76 son aves, 109 mamiferos, 108 reptiles y 419 peces.

Este bioparque, que se extiende a lo largo de 5,5 hectáreas de terreno, en el que casi la mitad son espejos de agua, cumple sus primeros 15 años defendiendo la fauna silvestre.

Desde el miércoles de esta semana, el Bioparque Los Ocarros, un sitio destinado a la conservación de la flora y la fauna de la Orinoquia y se muestra la vida silvestre en todo su esplendor, celebra el aniversario número 15 de su fundación.

Hoy, el bioparque es el único del país especializado en fauna regional, lo que lo convierte en el parque más importante de este tipo en la Orinoquia.

En sus instalaciones se pueden observar tortugas, venados, osos, chigüiros, anacondas, pumas, cocodrilos y monos; además de aves como el paujil, el carrao, el tucán, las guacamayas, la corocora y el alcaraván entre otras especies representativas, que harán parte de la celebración que tiene previsto desarrollar el parque este fin de semana.

En este paraíso que se extiende a lo largo de 5,5 hectáreas, de las cuales 2,2 corresponden a espejos de agua, no se ven rejas, por el contrario, los animales viven en ambientes que se asemejan a sus hábitats naturales, mientras un equipo de siete médicos veterinarios y dos biólogos vela por su salud las 24 horas del día y monitorea sus actividades, comportamientos y procesos de adaptación.

Allí, los turistas además de avistar diferentes especies representativas de los Llanos, pueden recorrer su sendero ecológico y disfrutar de un hermoso lago, en el que se puede navegar en las bicicletas acuáticas que se tienen dispuestas allí. Los visitantes también podrán disfrutar de un rico menú gastronómico en el restaurante que se encuentra ubicado dentro del Bioparque.

El año pasado, este emblemático lugar recibió 210.000 visitantes y a junio de este año van 112.520, asegura Carlos Eduardo Rojas Ladino, médico veterinario y coordinador administrativo del Bioparque Los Ocarros.

Exhibición
En este paraíso, habitan animales en dos clases de situación: los de colección, que son las especies que fueron aprobadas por Cormacarenapara tener en exhibición; y los que están en el Centro de Atención y Valoración (CAV).

Estos últimos son animales incautados en retenes o aeropuertos víctimas de tráfico silvestre. Llegan al bioparque a través de un convenio que se tiene con la autoridad ambiental y se les brinda especial atención. En un principio los animales pasan por cuarentena para poder establecer su estado de salud y luego por un proceso de observación, recuperación y terapia hasta llegar a un proceso de acondicionamiento que les permite volver a su estado natural, explicó el médico veterinario.

El santuario natural cuenta con sala de neonatos; una clínica veterinaria que sirve para la atención y recuperación de los animales; un bioterio, que hace parte del departamento de nutrición y en donde se produce el alimento vivo para las diversas especies. Desde allí, se garantiza la producción necesaria de ratones, patos, codornices, conejos y curies para las diferentes especies.