Editorial: Los primeros tres meses

Este sábado 13 de junio se cumplen tres meses del primer contagio de covid-19 en el Meta.
Un caso de una paciente llegada de España a Villavicencio quien, al parecer, no cumplió con la cuarentena de aislamiento, pese a que en el país ibérico ya estaba la pandemia en auge.

Los casos de contagio por falta de autocuidado han abundado y los ejemplos de tragedias también, pero todo eso no nos ha servido para concientizarnos de la gravedad de estar en medio de una pandemia de proporciones mayúsculas.

Esta semana se conoció el caso de una familia en Amazonas, con raíces en Villavicencio, que perdió a tres de sus integrantes con pocos días de diferencia y aislados sin que sus sobrevivientes pudieran despedirlos como seguro hubieran querido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que la enfermedad hasta ahora empieza a sentirse en América Latina, pero muchos países, entre ellos, Colombia, reabre su economía gradualmente. Chile hizo lo mismo hace unas semanas y la apatía
de los ciudadanos a la enfermedad elevó los contagios y obligó al país a encerrarse nuevamente.

Lea también: ¿Quiénes rondan a la Cámara?

Aunque en estos 90 días hemos aprendido mucho de la enfermedad, también es cierto
que no sabemos nada de ella, de hecho aún está en duda el grado de permanencia del coronavirus en la ropa o la susceptibilidad a contagiar por parte de pacientes asintomáticos, solo para dar dos ejemplos.

Han sucedido casos de comportamientos extraños de la enfermedad, como el de la Cárcel de Villavicencio, en donde, pese al alto nivel de contagio, las condiciones de hacinamiento y pocos cuidados sanitarios, la tasa de mortalidad es muy baja en comparación con grupos poblacionales similares en otras partes del mundo.

También es bueno mencionar que los presagios apocalípticos de algunos fatalistas han fallado. Hablaban de que a los tres meses el Meta debería tener más de 10.000 infectados, y cerca de 500 muertos. Esta semana el departamento llegó a las 1.000 personas con el
virus, teniendo en cuenta el foco de contagio en la cárcel de Villavicencio y 11 fallecidos.

Lea también: Villavo, a la normalidad – Opinión

Seríamos injustos al decir que las decisiones que se han tomado hasta ahora por los gobiernos nacional, regional y locales no han servido para contener el covid-19.
Sí, en medio de una situación inédita para cualquier mandatario, los mandatarios han conducido por buen camino a sus comunidades, que al principio estaban confundidas.

Como dijimos, aun es muy temprano para celebrar cualquier triunfo y mensajes como que el que hay personas curadas de la noche a la mañana, pueden dar una falsa tranquilidad a la gente y bajar los cuidados que se deben seguir teniendo. No hay que bajar los brazos en esta lucha.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter