Lucha frontal contra la marchitez letal en Meta

Foto: tomada de la web

Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), sostuvo este jueves una reunión con el gremio palmero del Meta, donde explicó la situación fitosanitaria de los cultivos de palma de la zona oriental y las acciones que se han implementado para afrontar la enfermedad conocida como marchitez Letal (ML), y a su vez, la pudrición de cogollo.

Según Mesa Dishington, aunque en el Meta hay cerca de 8.000 hectáreas de palma afectadas por la enfermedad de la marchitez letal, la situación se ha estabilizado en los últimos meses luego de la ejecución de buenas prácticas agrícolas, diseñadas desde Cenipalma, y  que se han aplicado en casos específicos identificados al sur del departamento.

 “Buscamos que todos los productores de la región apliquen esa tecnología y ese conocimiento, para evitar  que las enfermedades que afectan los cultivos de palma continúen  avanzando y así lograr superar  estas problemáticas”, indicó el presidente de Fedepalma.

El panorama, según Mesa Dishington,  ha sido cambiante en el tiempo, ya que por ejemplo, la marchitez letal, principal problemática que afecta hoy en día los cultivos de palma,  comenzó en la parte norte del departamento y ha caminado hacia el sur. “Hoy, los principales focos y la problemática más grande está al sur de Villavicencio”, advirtió Mesa Dishington

Aunque la situación es compleja, para el presidente de Fedepalma, la mejor alternativa para tener cultivos de alto rendimiento, son plantaciones sanas.  “Cuando las plantaciones se enferman desde luego los impactos en productividad son muchos.  Hoy, el departamento del Meta tiene una productividad media de 3/5 toneladas de aceite por hectárea, es una muestra de que esos cultivos afectados por problemas sanitarios, así como los que no han recibido los cuidados adecuados, están incidiendo en los resultados mediocres que en promedio se están teniendo en la región”. explicó Mesa Dishington.

El directivo señaló,  además, que en la reunión con los productores de esta zona se procuró que el gremio palmero conociera las experiencias productivas  de algunos productores de la región, que han alcanzado niveles óptimos de producción a nivel mundial, para que todos los cultivadores de la zona oriental puedan llegar a esos niveles de productividad y se pueda alcanzar las cinco toneladas de aceite por hectárea que se quiere para superar la situación que afronta el gremio palmero con la baja de precios en el mercado nacional.

“La productividad realmente es la mejor palanca para reducir costos unitarios de producción y necesitamos reducir esos costos para defender los ciclos de precios especialmente del ciclo bajo como lo estamos teniendo actualmente. Los aceites son productos altamente demandados en el mundo por su naturaleza biodegradable en la medida en la que se produzcan de manera sostenible, pues van ayudar a que haya mayores demandas”, reiteró  Mesa Dishington.