martes, 25 de junio de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

Mapiripán, tierra para biodiésel


Mapiripán, tierra para biodiésel 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

El biodiésel un elemento clave para la transición energética que pretende el país, es un combustible de origen natural, renovable y limpio.

Por Luissa Fernanda Pérez

El biodiesel hace parte de la transición energética en la que está empeñado el gobierno colombiano ya que permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y se produce a partir de materia orgánica.

El suelo de Mapiripán parece una tierra apta para potencializar el cultivo de palma de aceite y aprovecharlo en la ampliación de las hectáreas sembradas y buscar más producción del biocombustible. Esta fue una de las conclusiones del pasado Congreso Nacional de Palmicultura, en donde se exploraron las oportunidades que tiene el biodiésel.

En este municipio del sur del Meta se usan áreas de pasturas degradadas, famosas por tener poca productividad y poca recuperación, sin embargo, se ha realizado el mejoramiento de la capa arable, a través del aporte de materia orgánica.

En Mapiripán hay 400.000 hectáreas que hacen parte de la frontera agrícola, potencialmente para ser sembradas hay 10.000 hectáreas, de las cuales 6.000 están con palma de aceite; entonces, no debemos ponernos a pensar si hay monocultivos y cómo acabarlos. Debemos pensar que Colombia puede alimentar al mundo y no en el mito de que la palma de aceite no deja espacio para nada más”, expresó Carlos Vigna Taglianti, director general de Poligrow, empresa que ha desarrollado el cultivo de palma en ese municipio.

Por su parte, Jorge Bendeck Olivella, expresidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Biocombustibles (Fedebiocombustibles), dijo que recuperar el suelo en esa zona para sembrar en tierras rojas, llenas de aluminio donde se da el hierbajo, hay que hacer un hueco de uno por uno (metros) llenarlos de materias primas fértiles para sembrar la palma. En esas tierras la palma puede hacer su milagro social y económico de esta y otras regiones abandonadas por el Estado”.

Lea también: Inseguridad, desafío en zonas palmeras del Meta

Bendeck propone “una comisión especial liderada por el gobierno, compenetrada en la misión de hacer de Colombia un productor que altísimo nivel de biocombustibles avanzados y un mercado para la producción sostenible como lo tiene la palmicultura. Eso en pasturas degradadas sin tumbar un solo árbol. Requerimos el liderazgo del gobierno y mantener las fronteras de exportación abiertas, por eso debemos empeñarnos en que el señor presidente la República que es tan ambientalista y ama la agricultura igual que sus funcionarios, que tomen las iniciativas de acercase a decir ‘ojo, no los saquen del círculo de los que hacemos las cosas bien si no que apóyenos abriéndonos un mercado”

Agregó que el liderazgo debe ser del Gobierno Nacional porque tiene una política de Estado soportada en leyes del Congreso de la República:tenemos todas las reglamentaciones necesarias y para los combustibles modernos, renovables como la aviación para el transporte marítimo y terrestres de biocombustibles avanzados, pues obviamente requiere de unas políticas nuevas que garanticen las gigantescas inversiones que hay que hacer para incursionar en este nuevo mercado”.

También explica sobre la importancia del gobierno para dar garantías a los inversionistas, como por ejemplo la creación de una planta de biodiésel para 100 millones de litros por año, que estaría costando cerca de 100 millones de dólares, esta misma podría generar una producción de los mismos 200 millones de litros de biocombustible avanzado para aviación, que oscila entre los 800 millones de dólares.

“Esto implica que si no existe una normatividad clara que le asegure al inversionista la recuperación de semejantes capitales no vamos a tener en Colombia la industria tan fundamental como la de garantizar que en el país puedan tanquear los aviones con biocombustible colombiano”, explica el experto.

Las consecuencias podrían ser el traslado del centro de importante de operaciones, dirigiéndose a lugares donde haya biocombustibles avanzados que llene los requisitos tanto de Europa como de Estados Unidos y no solo técnicos, sino sociales y ambientales.

“suponen que la palmicultura colombiana es deforestadora y no existe en el mundo un cultivo menos deforestación que el de la palma colombiana. Tenemos menos del 0,3% de deforestación de acuerdo con lo que dice el IDEAM, esto es como si usted tuviera que podar los jardines de su casa, es el equivalente que se tiene con eso que llamaríamos deforestación en Colombia”, indica el palmicultor.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales