Marchitez, trasnocha a palmicultores del Meta

El Meta ocupa el primer puesto en Colombia en área sembrada y producción de toneladas de aceite. El año anterior se produjeron 540.000 toneladas de aceite.

El balance palmero en la región de la Orinoquia dejó la sensación de que enfrentan una amenaza que se puede extender en los cultivos.

Durante  la más reciente  reunión gremial del sector palmero en el Meta, llevada a cabo la semana pasada en Villavicencio, se  conocieron las principales problemáticas que enfrentan los palmicultores de la región.

De acuerdo con Jens Mesa Dishington, presidente Ejecutivo de Fedepalma, hoy la preocupación que afana a todo el sector palmero en los Llanos radica en el estado sanitario de los cultivos que se ven afectados con la enfermedad de la ‘marchitez letal’, que empieza a tener casos exponenciales en varias subregiones del departamento.

Uno de los casos que preocupa es el del municipio de San Carlos de Guaroa y algunas zonas aledañas, donde varios cultivos de palma se han visto afectados con este mal, que ataca palmas adultas de 15 y hasta 20 años, pero hoy se está dando en palmas de dos y tres años.

“Para mitigar el impacto de la enfermedad, es necesario adoptar buenas prácticas agrícolas. Cenipalma, ha venido trabajando en el  desarrollo de más conocimiento,  más tecnología y estamos mostrando avances para enfrentar la enfermedad,  pero esto es una medida integral donde todos los productores de la región tienen que trabajar mancomunadamente por el buen cuidado y la sanidad del cultivo”, anotó el presidente de Fedepalma.

Mesa Dishington  sugirió que para evitar que otras plantaciones se vean afectadas con este mal, lo mejor es eliminar esos cultivos y seguir un protocolo de manejo estricto, para que el problema no afecte la rentabilidad del negocio.

El funcionario recordó que hace más de 30 años el departamento del Meta tuvo una problemática similar con a la aparición  de la enfermedad de la pudrición del cogollo, que obligó a los agricultores de la región a organizarse. “En ese momento decidimos crear el centro de investigación en palma de aceite  Cenipalma, que ha venido trabajando desde entonces en eso. Y gracias a ese tesón, a ese conocimiento,  el problema ya por lo menos tiene un manejo. Lo mismo estamos procurando hacer hoy con la ‘marchitez letal’, explicó el funcionario.

Otra problemática que afecta al sector palmero es la logística. El presidente de Fedepalma dijo que los palmicultores del departamento del Meta y esta región del país,  tienen que mirar con mucho cuidado cómo se desarrolla este proceso para los distintos mercados. Y es que hoy el 50 por ciento de la producción palmera del departamento se exporta al mercado Europeo y otros países de América  y desde los Llanos  la logística hacia los puertos de exportación es costosa.

“Tenemos que ubicar nuevas rutas hacia los mercados de exportación como volver a utilizar el río Meta- Orinoco como ruta para salir al océano o también poder desarrollar nuevamente  Venezuela como un mercado para el aceite de palma y los distintos productos que se pueden desarrollar a partir de esta producción agroindustrial. En eso tanto el sector, el país,    pero desde luego también los empresarios tendremos que trabajar para optimizar y mejorar la logística de tal manera que se vuelva mucho más competitivo”, reiteró el directivo.