Médicos excombatientes homologan sus conocimientos

Por Natalia Chipatecua |

Desde un implante dental hasta amputaciones de miembros era lo que les tocaba hacer a los excombatientes enfermeros en plena selva durante el conflicto armado, y en condiciones de seguridad e higiene insuficientes, sin ninguna educación previa en materia de servicio médico. 

Además de patrullar y cargar un fusil, un grupo de excombatientes se dedicaba a realizar estos procedimientos quirúrgico a sus compañeros heridos, por lo que ahora en su proceso de regresar a la vida civil decidieron seguir prestando esos servicios a sus comunidades. 

La Cruz Roja Colombiana Seccional Meta, con el apoyo de la Cruz Roja Noruega, buscan validar y fortalecer los conocimientos adquiridos de por lo menos 86 excombatientes, a través del ‘Proyecto Fortalecimiento de Comunidades para la Paz y Homologación de saberes’.

Soldado herido – ilustración

El objetivo de este proyecto, que terminará el próximo 16 de abril, es apoyar los procesos de reincorporación en diferentes departamentos del país, entre ellos el Meta, en donde un grupo de personas en procesos de reincorporación y firmantes del acuerdo de paz, se dedican a estudiar para certificar lo que sabían en la selva.  

Lea también: Gobierno Nacional ratifica garantías en procesos de reincorporación

Las capacitaciones se dan en programas técnicos tales como: auxiliar en Salud Pública, auxiliar de Enfermería, auxiliar en Administración de Salud, técnico en Atención Integral a la Primera Infancia y auxiliar en Servicios Farmacéuticos.

En la actualidad se capacitan 46 estudiantes excombatientes provenientes de diferentes regiones del país como Quibdó, Cesar, Antioquia, Cali, Pereira; y municipios del Meta como La Macarena, Mesetas, Granada, y Florencia (Caquetá). 

A los participantes se les otorga la titulación técnica laboral requerida para hacer más fácil su proceso de vinculación al mercado laboral.

“Se brindan cursos complementarios, lo que para ellos es un plus. Un estudiante que sale con su técnico en auxiliar de enfermería, para pasar su hoja de vida debe tener tres cursos, entonces en las tardes les suministran esos cursos para que salgan con su hoja de vida completa”, afirmó Lorena Rodríguez Nieto, Coordinadora del proyecto de  la Cruz Roja Meta. 

Lea también: Una restitución diferente para proteger la naturaleza

A causa de la pandemia los estudiantes excombatientes se dividieron en tres grupos para que, de esta manera, llegaran a Villavicencio por tres semanas, respectivamente, teniendo en cuenta que ya contaban con un conocimiento teórico impartido de manera virtual, sumado a su experiencia en terreno.

Para estudiantes de otras regiones de Colombia y del Meta, el proyecto asume los gastos correspondientes a transporte, alojamiento y alimentación de cada uno de ellos e incluso de sus hijos cuando no tienen en dónde dejarlos. 

Docentes de farmacia y servicios farmacéuticos apoyados en socorristas de la Cruz Roja, que también están formados como instructores, son los encargados de dirigir y compartir este proceso educativo. Se espera respuesta por parte de la Cruz Roja Noruega para definir, en dado caso, cómo se dará continuidad al proyecto para que otros excombatientes participen del proceso.

La ‘homologación de saberes’, como se le denomina a dicha formación académica que hace parte del proyecto, inició en enero de 2020 y terminará el próximo 15 de abril.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter