Mejor servicio de bus, en veremos

Por: Yessica Salgado

Aunque desde junio del 2018 entró en vigencia el Decreto 158 que ordenaba que ningún vehículo de transporte público tipo colectivo podría operar en Villavicencio sino era despachado  a través del sistema automático, este y otros detalles siguen en el limbo.

Uno de los proyectos más ambiciosos para modernizar el servicio público de transporte en Villavicencio, sigue en el limbo por falta de voluntad y ‘los peros’ de las partes involucradas.

El Decreto 158 de 2018 expedido por la administración municipal, en el gobierno del exalcalde Wilmar Barbosa, dio ‘el banderazo’ para establecer los requisitos que en términos de tecnología debían implementarse en los buses, en cumplimiento de un decreto expedido desde el año 2014.

Esos avances tecnológicos son, por ejemplo, el GPS (Sistema de Posicionamiento Global), tableros electrónicos para informar la ruta y contadores digitales de pasajeros, que permitan optimizar la puesta en marcha del sistema automático de despacho para los 1.013 buses de la ciudad, entre otros aspectos.

Sin embargo, a un año y ocho meses de haber iniciado la modernización y actualización del transporte público en la capital del Meta, hasta ahora se busca implementar la fase 1 y 2 de este proyecto. La fase 1 hace referencia a la puesta en marcha del sistema automático de despacho, el cual permitiría que los 1.013 buses que prestan servicio en la ciudad sean manejados por un programa que permite llevar control absoluto de las rutas, el tiempo y la cantidad de pasajeros que utilizan el servicio público colectivo en la capital del Meta.

La fase 2 tiene que ver con la implementación del sistema de control de flota, método que  informa en tiempo real la localización de todos y cada uno de los vehículos del sistema en circulación en Villavicencio, reportando de forma permanente a la Secretaría de Movilidad.

La tercera fase del proyecto es el recaudo único, sin embargo, esta fase también está atrasada.

Frente al poco avance que ha tenido la implementación del nuevo sistema de transporte público, prioritario para mejorar la movilidad en la ciudad, Eder Muñoz, secretario de Movilidad de Villavicencio, explicó que los retrasos se han generado por una serie de incumplimientos en el cronograma de trabajo, causados  por diferentes situaciones.

La principal es que, “para poner en funcionamiento el sistema automático de despacho se contrató  a la empresa Isoslab SAS, quien sería la encargada de  instalar la tecnología que modernizará el funcionamiento y la prestación del servicio de transporte público en la ciudad, pero por diferentes razones no funcionó el sistema. Entonces el control de despacho que era la primera etapa no se pudo  implementar”, explicó el secretario de Movilidad de Villavicencio.

Sobre este tema en específico, el directivo de Movilidad indicó que el año anterior Unirutas suscribió un contrato con este operador tecnológico (Isoslab SAS), y posteriormente lo presentó al municipio, sin embargo, en este proceso “surgieron dudas frente al tema jurídico y técnico para poder implementar esta tecnología conforme a lo que se eligió”, indicó el titular de Movilidad.

Añadió  que las dudas que surgen  se dan porque “no hay un vínculo comercial entre Unirutas y el operador”.  Así las cosas, Muñoz explicó que “este no es un solo vínculo sino cerca de 1.000 que habría en cada uno de manera independiente, y eso es lo que nosotros queremos evitar, que haya un solo vínculo entre Unirutas, que es el encargado de administrar toda la asignación de rutas del municipio y el operador tecnológico.

El gobierno del alcalde Felipe Harman suspendió por un mes el Decreto que se firmó el pasado 30 de diciembre, el cual daba una instrucción sobre la implementación de la tecnología en los buses de la ciudad. “Decidimos suspenderlo porque aunque nos decían cuál era la tecnología que teníamos que implementar y nos indicaban el cronograma de trabajo, no había suficiente información y la tecnología y sus especificaciones no estaban bien descritas”, explicó el Secretario de Movilidad de Villavicencio.

El funcionario sostuvo, además, que durante la suspensión que se hizo a este Decreto, se convocóa la mesa multisectorial de transporte público colectivo para llegar a un punto de concertación y definir la participación de cada uno al momento de escoger el operador tecnológico para adelantar la modernización del servicio público de transporte en Villavicencio.

Muñoz también señaló  que por el momento están revisando a detalle “el vínculo que debe haber entre el operador tecnológico y Unirutas”, razón por la cual es necesaria una prorroga adicional a la suspensión que se hizo, que sería de dos meses más.

Los transportadores, a la espera

Héctor Peñuela, gerente de la empresa trasportadora TaxMeta, que hace parte de Unirrutas, señaló que las empresas transportadoras que operan en la ciudad hicieron procesos con la anterior administración y en el momento han adelantado algunas reuniones con la alcaldía Harman para hablar sobre el tema.

“La Secretaría de Movilidad nos hizo unos requerimientos técnicos  que estamos prestos a cumplir, pero hay otros que nosotros consideramos muy sofisticados para instalar ahora”, indicó el transportador.

Sobre las dificultades que se han presentado con el operador tecnológico, el transportador indicó que al igual que la administración local, muchos transportadores no estuvieron de acuerdo con la elección de la empresa (Isoslab SAS). Sin embargo, dijo que ante la negativa de la administración, el año anterior se realizó una feria tecnológica donde se presentaron siete empresas, de las cuales fueron evaluadas dos.

“Fuimos a Barranquilla e Ibagué donde había unas tecnologías funcionando y de eso la junta directiva de Unirrutas dio la opinión. De estos operadores tecnológicos, algunas empresas transportadoras  han tomado como operador a Logisrastreo un operador de Barranquilla”, aseguró Peñuela.

La otra empresa evaluada fue Colfenix, pero no llenaba requisitos técnicos y de experiencia  y por eso se descartó.

Según el transportador, las otras empresas están de acuerdo con este proveedor, pero esperan a que la administración municipal levante la suspensión que hizo del Decreto 158.

Sobre la nueva prórroga que anuncia la Secretaría de Movilidad, el gerente dice que no está de acuerdo, porque ese tiempo lo perjudica como empresa.