Meta: expedición a su gastronomía

Heiber Ramírez quiere hallar las recetas tradicionales de la comida llanera en lo profundo de la sabana; carne a la perra, una de ellas.

Recorrer el departamento del Meta en motocicleta, como empezó a hacerlo el chef Heiber Ramírez, es una aventura que ya le deja experiencias.

La aventura del metense Heiber Ramírez, gastrónomo y gestor culinario, ya empezó. La idea de viajar en moto por fincas, sabanas y trochas del Llano, nació de la necesidad de hallar y conocer las recetas tradicionales que van de generación en generación entre los campesinos, con la finalidad de rescatarlas y conservarlas durante mucho más tiempo.

“Guardando las proporciones, es como lo que se hizo con los cantos de vaquería: una investigación llano adentro que permitió detallar su origen y quiénes aún cantaban los versos originales de esas canciones de arriadores de ganado.

Lo mismo pasa con la cocina; hay recetas originales que debemos ir a buscarlas a la sabana para saber dónde y cómo se originaron”, explica Ramírez, quien se graduó como gastrónomo de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, en donde también se especializó en administración de restaurantes.

Para emprender la expedición, la empresa de la India Royal Enfield, con su motocicleta Himalayan, y la empresa de software para restaurantes Pirpos, decidieron respaldarlo en esta travesía gastronómica que lo llevarán por cuatro rutas, saliendo desde Villavicencio: Puerto Gaitán- Puente Arimena, Puerto Lleras- Puerto Concordia; Restrepo-Medina (Cundinamarca) y una más que abarcará los municipios del Piedemonte Llanero.

Asegura que podría incluso llegar hasta Calamar (Guaviare), Orocue (Casanare) y Saravena (Arauca). “El viaje lo hacemos con Diego Díaz, quien nos apoya con un blog de turismo. No llegamos a hoteles. Llevamos camping, cocinamos a la intemperie y la idea es divulgarlo en las redes de la empresa que tienen más de cuatro millones de seguidores en todo el mundo”, explicó Ramírez.

Dice que la tierra llanera está llena de tradiciones, leyendas, cantos, sabores, colores y olores, lo cual hace parte de la gastronomía de los Llano Orientales, pero muchas recetas y platos típicos como el pan de arroz, el envuelto de arroz, la carne a la perra entre otros, son productos que no se conocen en el país y queremos buscar su origen. Para Heiber, aunque la industria es una buena estrategia que ayuda a mostrar los productos, no conserva la calidad original de estos alimentos: “lo que buscamos con esta expedición es rescatar lo tradicional, el pescado en vara, cocinar al fogón, la cocina antigua”.

“El Llano tiene una riqueza gastronómica infinita, que merece ser reconocida y valorada nacional e internacionalmente.

En la Orinoquia tenemos recetas que debemos conservar, la preservación y la tradición empiezan en casa”, dice el cocinero. El primer material a publicar será el viaje básico entre Bogotá y Villavicencio, el cual revelará la gastronomía de carretera que es una mezcla entre lo capitalino y el Llano.

Por ese interés en rescatar las raíces propias de la región, en 2015 inició un proyecto denominado ‘Cocina de Origen’ con el que buscan rescatar la cocina indígena colombiana de la región del Guaviare, los Llanos, y la Orinoquia colombiana. Cocina Origen, hace eventos sociales y empresariales, por medio de los cuales llevan la comida típica llanera con minimalismo y un toque más Gourmet. Por su experiencia, el chef dice que Colombia tiene el potencial para tener un turismo gastronómico mejor que muchos países, pero debemos empezar a hacerlo visible, por lo que espera que con esta experiencia pueda hacer un aporte.