‘Meta necesita despertar la donación de órganos’: Julio Chacón

Para Julio Chacón, temas como el mito del tráfico de órganos es una excusa para evitar la donación de órganos.

Es necesario educarse en el tema para salvar vidas y abrir la posibilidad de que otras personas puedan seguir viviendo.

Algunas personas evaden el tema para no “atraerla con el pensamiento”; otros prefieren decir que es el paso a la plenitud, que es simplemente dejar de ser, trasladarse a una dimensión distinta y otros que dicen que es el momento definitivo del juzgamiento por un ser supremo. Cualquiera que sea el concepto de la muerte, puede ser clave a la hora de hacer algo realmente grande por otra persona: donar órganos.

Julio Chacón (J.CH.), médico de la Universidad del Rosario y actual director de la Fundación Donarte, lleva 12 años en el país luchando para que quienes enfrentan la muerte dejen viva una parte de ellos a través de la donación de órganos y de paso salvarles la vida a otras personas.

Para el experto, quien hizo su año rural en Granada (Meta) y vivió en el Llano, la concepción que cada uno tiene de la muerte y la falta de manifestar en vida la voluntad de hacerlo, son parte de los obstáculos que se tienen para que la donación de órganos sea masiva en Colombia y en general en Latinoamérica.

Periódico del Meta (PDM) dialogó con el sobre cómo está el Meta en donación y qué hay de cierto en el tráfico de órganos.

PDM: ¿La gente le teme a la muerte?

J.Ch.: Claro. Ese es uno de los obstáculos grandes en la donación. Pocos hablan en vida de la donación porque evaden el tema.

PDM: ¿Tiene que ver con la cultura, el estrato social, la educación?

J.Ch: En mi experiencia como médico he tenido hasta doctores que no han querido donar y gente campesina, religiosos, que nos ha dicho: sálvele la vida a otros con mi familiar. La voluntad de ayudar a otro no se adquiere, eso ya viene con cada uno cuando nace.

PDM: ¿Cómo puedo ser donante?

J.Ch.: Hay dos formas: una es con la muerte encefálica (muerte cerebral) y la otra es ser donante en vida. Es decir que no necesita morirse para donar sus órganos. Usted puede en vida donar un riñón, una parte de su hígado, médula ósea. Pero por favor, hable del tema con sus familiares y deje registrada su voluntad de ser donante.

PDM: ¿Todas dependen de la compatibilidad?

J.Ch.: Sí. Todas deben ser compatibles con la otra persona que es lo que hace más difícil el proceso. Hay casos en los que entre familiares no son compatibles. Si usted se gana la compatibilidad del órgano en peso, talla, grupo sanguíneo, es como un ‘sorteo genético’ en el que usted se gana el Baloto.

PDM: ¿Qué es eso de la ‘muerte encefálica’?

J.Ch.: Durante siglos pensamos que una persona dejaba de existir cuando su corazón no latía más, pero lo que realmente determina si un paciente está vivo o no es la actividad de su cerebro. Por eso si el paciente tiene muerte neurológica lo que intento hacer como médico es mantener el latido cardiaco para conservar sus órganos y poderlos extraer.

PDM: ¿Eso debe hacerse en cuestión de horas?

J.Ch.: Siempre es una carrera contra el reloj porque se deben hacer pruebas de compatibilidad, mantener al paciente con pulso y luego la cirugía.

PDM: ¿Colombia ha evolucionado en trasplantes?

J.Ch.: En Colombia el primer trasplante de riñón se hizo en 1966. Colombia, en América Latina, es líder en el tema. En Medellín se hizo el primer trasplante exitoso de laringe y tráquea en el mundo. La Ley 1805 del 2016 favoreció en el país para que si el paciente tomó la decisión de ser donante en vida, nadie revoque esa voluntad cuando haya fallecido.

PDM: ¿Qué pasa si en vida yo no manifiesto nada sobre ser donante?

J.Ch.: La nueva ley indica que usted debe manifestar que no quiere serlo. La ley de presunción indica que se presume está de acuerdo con la donación de órganos porque en vida no dijo lo contrario.

PDM: ¿Las familias pueden tomar la decisión?

J.Ch.: Ese es el problema. Como el paciente no dice nada en vida, aunque la ley presume que usted desea donar, muchas familias toman la decisión de no entregar los órganos. Sin embargo, si usted deja expresa su voluntad, sus familiares la respetan.

PDM: ¿Es mejor seguir manifestándolo en vida? J.Ch.: Por supuesto. Y es muy fácil: ingresa a www.ins.gov.co , hay un formulario que dura 58 segundos en diligenciarlo, le da aceptar y eso es todo. Lo más importante es que su familia lo sepa. Promueva su actitud con #YoSoyDonanteYMiFamiliaLoSabe o también con #DejaloConversado

PDM: ¿Cómo está Villavicencio en materia de donación?

J.Ch.: Yo conozco el Meta y el Llano. Pasé mi juventud allá. Por problemas de seguridad salí, pero sigo vinculado. Por eso digo que esa región debería ser líder en donantes. En

esta región hay muchísimos accidentes de tránsito con víctimas fatales que bien podrían ser donantes y salvar otras vidas.

PDM: ¿Buscan aliados?

J.Ch.: Estamos trabajando con la Clínica Meta y la Clínica Cooperativa para impulsar la donación de órganos. Este año queremos hacer el primer Simposio Regional del Oriente de Donación y Trasplante. Necesitamos despertar ese sentimiento de donación en el Meta.

PDM: ¿Hay límite de edad donación?

J.Ch.: No. Cualquier persona puede hacerlo. Una persona mayor puede donar tejidos, córnea, piel, hígado.

PDM: ¿Hay tráfico de órganos?

J.Ch.: Ese es un mito que le ha hecho mucho daño a la donación de órganos. La Declaración de Estambul dice que Colombia no existe el tráfico de órganos. Aquí periodistas como Manuel Teodoro y Pirry han hecho investigaciones y no han encontrado nada. No hay una sola muerte por robo de órganos en Medicina Legal.