Mujeres en bicicleta hacen mejores ciudades

Esta líder de la bici en Villavicencio será una de las ponentes internacionales en abril, durante el Sexto Foro Mundial de la Bicicleta, en Ciudad de México.  Escribe para PDM en esta edición especial sobre el impacto urbano de las mujeres en bicicleta.

 Subirse a la bicicleta es una revelación de lo que puede significar la libertad, la autonomía y la autosuficiencia y una rebelión contra los modelos de las ciudades que hemos construido durante los últimos años, dándole todo el privilegio, inversión y amor a los vehículos motorizados.

Cuando quien decide subirse a la bicicleta es una mujer, el impacto es mayor tanto para ella como para su ciudad, explico:

Es claro que hacerlo requiere convicción, conocimiento, fuerza de voluntad y por lo difícil del entorno vial de nuestras ciudades, mucha valentía. Descubrir que de todo esto estamos hechas las mujeres y reconocer el bien mayor que generamos a los demás cuando decidimos pedalear, es una gran alegría. Eso impacta a la mujer y le da herramientas para vivir en una sociedad históricamente machista, a la que generalmente, le cuesta aceptar que todos los géneros estamos en igualdad de condiciones.

¿Cómo se impacta la ciudad? Algunas veces, cuando llego en bicicleta a mi trabajo, a un centro comercial, a encontrarme con amigas o a la panadería, tengo la oportunidad de conversar con otras personas que sienten curiosidad acerca de este medio de transporte y se animan a intentarlo; otras veces, el trabajo de difusión a través de redes sociales, medios de comunicación y eventos, ha orientado a cada vez más personas a pensar en la prioridad que debemos darle a peatones y ciclistas. De muchas maneras, las mujeres que usamos la bici, somos una invitación poderosa a usarla. En conclusión, a las ciudades les impacta que las mujeres nos movamos en bici porque eso genera una percepción de seguridad que ayuda a que las cosas vayan cambiando.

¿Qué se requiere para moverse por Villavicencio en Bicicleta? Elige una bicicleta que se adapte a tu talla y peso; identifica las rutas que acostumbras hacer y aprende a elegir, el modo más inteligente para cada caso; apóyate en una aplicación como Biko (que te da recompensas por kilómetros recorridos) o cualquier otra que te marque distancia, calorías, cantidad de CO2 ahorrado, etc. siempre son estimulantes; la bicicleta es un vehículo y los ciclistas también debemos respetar las señales de tránsito, los semáforos y los sentidos viales, conoce el código de tránsito y ponlo en práctica; usa elementos luminosos o reflectivos que te ayuden a hacerte visible en la noche; Villavicencio tiene 26.3 kilómetros de ciclorutas y hay 4.5 kilómetros más en construcción, donde haya infraestructura para la bici, disfrútala y donde no la hay, exige tu derecho a circular por el carril (Ley 1811 de 2016) de la calzada; evita ir sobre la bici en andenes, parques y plazas; hazle mantenimiento preventivo a tu bicicleta y aprende sobre mecánica básica: que un día te pinches y estés dispuesta a cambiar tú misma el neumático, no tiene precio.

¿Cómo empezar? Sugiero que empieces de manera gradual: elige un día a la semana en el que vas a reemplazar tu modo habitual por la bicicleta. Si tienes moto, sentirás que te rinde igual en bici pero que te ejercitas, al tiempo que te desplazas sin contaminar; si usas transporte público, sentirás que gastas menos tiempo y tienes más autonomía y dinero para otras cosas. Si usas auto particular, pasarte a la bici es cuestión de responsabilidad con el entorno porque en bici no contaminas, no haces trancón pero además podrás disfrutar la ciudad de otra manera. Poco a poco podrás incluir más días en tu rutina bici, hacer trayectos diferentes a los habituales, compartir tus salidas en bicicleta con otras personas, sentirte más alegre, más consciente de tu fuerza y de la posibilidad de seguir aportando a la movilidad de una ciudad que necesita cada vez más mujeres en bicicleta.

Seguramente te sientes tentada a intentarlo pero estás llena de dudas, en nuestra ciudad cada vez hay más mujeres dispuestas a acompañar tus rodadas, a ser “madrinas bici” y a compartir sus experiencias para que otras mujeres se suban a la bici y sigamos creciendo como comunidad. Contáctanos y recuerda que la bici también es mujer.