No para abuso contra niños

Los expertos aseguran que las estrategias deben ser enfocadas unir esfuerzos administrativos para la protección de los menores de edad.

Mientras el fenómeno preocupa a las autoridades, a los expertos les molesta la indolencia de la sociedad en conjunto.  

Las marchas promovidas el pasado fin de semana en contra del maltrato infantil recordaron el drama que significa este fenómeno y que algunos expertos calificaron como uno de los problemas más graves que afronta el núcleo de la sociedad, que es la familia.

En el caso de Villavicencio se ha registrado un aumento del 16% en el número de denuncias por abuso contra menores de edad, en lo corrido del 2018.

Las cifras, con corte a septiembre, se dieron a conocer en una reunión de política social en la que confluyeron delegados de la Fiscalía General, ICBF, Procuraduría 30 de Familia, Policía Metropolitana, Comisarías de Familia, Instituto de Medicina Legal y entidades de la administración municipal, entre otras.

Jorge Hernán Mojica Molinares, titular de la dependencia, confirmó que dentro de los eventos registrados a la semana epidemiológica número 35, en los datos entregados por el Sistema de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila), en la capital del Meta, se reportaron como violencia de género e intrafamiliar en los que se ven afectados menores de edad,  abandono, violencia física, psicológica o sexual.

Para el 2017,  en la semana número 35, se registraron 362 casos, mientras que en el 2018 se ha presentado 420 casos. Solo en la tercera semana de septiembre fueron reportados siete casos de violencia de género de los cuales tres fueron por violencia sexual y cuatro casos por violencia no sexual. En el 81% de los casos sospechosos de violencia de género notificados al Sivigila, las víctimas son mujeres, observándose que son agredidas cuatro mujeres por cada hombre.

Si bien la marcha realizada el sábado pasado sirvió para sensibilizar aún más sobre la problemática contra los niños, en Colombia el fenómeno parece estar lejos de terminar, sino se toman acciones concretas. Según el ICBF, en los tres primeros meses del 2018 se adelantaron 5.870 procesos administrativos por algún tipo de violencia contra menores de edad, es decir, atendieron más de 65 casos cada día. La entidad además asegura que solo en Bogotá se reportaron 1.041 casos de abuso sexual contra menores de edad, una situación que, según el partido, es imperativo que sea rechazada “los colombianos debemos unir nuestra voz, sin importar tinte político, religión, raza o sexo para defender los derechos de los más pequeños”.

 

“No se puede seguir enviado el mensaje de que siguen pasando casos y le país es indolente, eso es equivocado como sociedad. Además preocupa que cada vez hay una absoluta desproporción en los grados de agresividad a nuestros menores. Asesinan tres niños en dos días, violen y queman a una niña y los colombianos parecemos indignados solo en redes sociales. Una sociedad sin una niñez protegida no es viable”, aseguró  Marcia Guarnizo, experta en temas de infancia y que asistió a la marcha el pasado sábado.

En la capital del Meta, el grupo de edad con mayor afectación es el de 10 a 14 años, seguido del grupo de 0 a 4 años. La violencia física es el tipo de violencia con más alta incidencia, seguido de la violencia sexual. Al revisar por grupos de edad, se observa en la violencia física y psicológica la mayor frecuencia de casos en personas de 15 a 39 años.

Para el caso de  negligencia y abandono, se presenta en niños y niñas menores de 5 años y en los casos de violencia sexual se registra en niños, niñas y adolescentes (de 3 a 19 años).

Tras la marcha, promovida por el Centro Democrático, se conoció que este partido ha presentado iniciativas ante el Congreso de la República con las que pretende incrementar las penas en contra de la violencia infantil. Sin embargo, como se recuerda, la senadora llanera Maritza Martínez, de La U, ya radicó el de la castración química para violadores de niños y la cadena perpetua para violadores.