Ocho derrumbes mantienen vía cerrada en el sector de Servitá

Debido a las fuertes lluvias, el pasado viernes hubo ocho derrumbes en la vía antigua de salida de Villavicencio a Bogotá al paso de la vereda Servitá que ocasionaron la perdida completa de la bancada, por lo cual la Secretaría de Movilidad, en un trabajo articulado con Policía de Carreteras y la concesionaria vial Coviandes como plan de contingencia temporal habilitaron el tránsito de motos y vehículos de carga pesada con sustancias peligrosas por el túnel de Buenavista.

No es la primera vez. La bancada ya se había visto afectada a la altura del kilómetro 84+500 en julio pasado cuando 19 derrumbes ocasionaron la pérdida del 70% de la bancada.

Desde entonces, en un sobrevuelo y recorridos realizados en las zonas de los derrumbes, que tuvo la participación del alcalde Wilmar Barbosa Rozo, integrantes del gabinete municipal y el director del Instituto Nacional de Vías (Invías), Carlos García, se había definido que las obras que se ejecutarían en los puntos que presentan mayor afectación era la instalación de un puente metálico, la construcción de un muro de contención y de una aleta de un puente en la zona de derrumbes.

Sin embargo, la solución temporal frente a la emergencia según el jefe de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo, Juan Carlo Guzmán, fue “cortarle a la vía y habilitar el paso junto a la montaña”.

Esta vez, “lo que hay que hacer es cortar la roca y volver a pavimentar todo nuevamente”, indicó.

Por ahora, Coviandes informó que inició el cierre eventual del túnel Buenavista para permitir el paso de las motos y vehículos con mercancías peligrosas que se encuentren en el lugar; la actividad vehicular es coordinada por la Policía de Tránsito y Transporte.

Continúa la espera por soluciones permanentes. “Lo que se está buscando es que Invías coloque un puente, al menos uno militar con el fin de recuperar la vía”, indicó Guzmán.

Las autoridades solicitan a los conductores de vehículos particulares que vienen y se dirigen hacia Bogotá,  tener paciencia y seguir las recomendaciones de los agentes de tránsito y la Policía.