Ojo a la baja visión y sus síntomas

Si convive con una persona con baja visión conviértase en un facilitador y no en una barrera

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el desconocimiento y la falta de atención oportuna han impedido que millones de personas alrededor del mundo pudieran haber evitado esta condición que, afecta sustancialmente la vida de los individuos y de la sociedad en general. De hecho, aunque se desconoce el número exacto, se estima que 11,9 millones de personas en todo el mundo tienen una deficiencia visual que podría haberse evitado.

“La baja visión es la pérdida definitiva pero no completa de la agudeza visual. Una persona con esta condición no puede ver bien de cerca ni de lejos y dicha pérdida de visión no se puede corregir con tratamientos médicos, quirúrgicos o el uso de lentes, se requieren ayudas adicionales que le permitan realizar sus actividades con mayor facilidad”, afirma Johanna Rozo, experta en Baja Visión del Centro de Rehabilitación para Adulto Ciegos (CRAC).

Le recomendamos: 9 señales de una enfermedad renal

Algunos de los síntomas principales y señales de alerta a tener en cuenta, son:

  1. Fatiga visual: dolor de cabeza, ardor en los ojos y las gafas parecen no funcionar a pesar de diferentes cambios de fórmula.
  2. Pérdida al contraste: no ver bien de noche y tampoco bajo la luz del sol.
  3. Dificultad para realizar actividades cotidianas: acercarse mucho para leer, no poder enhebrar una aguja, no ver el aviso de los buses, preparar un alimento o servir líquidos ya que no se calcula bien la distancia y los derrama, no poder usar fácilmente el computador o el celular, entre otras.
  4. Ver rostros distorsionados: no reconocer el rostro de las personas al momento de saludarlas.
  5. Dificultad para realizar actividades cotidianas: acercarse mucho para leer, no poder enhebrar una aguja, preparar un alimento o servir líquidos ya que no se calcula bien la distancia y los derrama.

 

¿Cómo actuar frente a este diagnóstico?

En primer lugar, se debe acudir a un oftalmólogo para recibir un diagnóstico correcto y el mejor tratamiento que permita detener el avance de la enfermedad. Terminado este proceso, un optómetra especialista en baja visión puede formular ayudas ópticas o electrónicas que permitan desarrollar actividades cotidianas, estas ayudas pueden ser, lupas para ver de cerca, telescopios monoculares para ver de lejos o magnificadores de pantalla entre otros.

En segundo lugar, es necesario tener en cuenta que el residuo visual que se tenga, se debe usar al máximo a través de la orientación de un profesional, el objetivo, es que la persona entienda qué pasa con su visión para usarla de manera más eficiente. El Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos (CRAC) es justamente una fundación privada sin ánimo de lucro y habilitada como IPS que cuenta con un modelo de rehabilitación integral dirigido a personas con baja visión irreversible que involucra a su familia, entidades educativas, de salud y empresas.

También lea: A la baja consumo de tabaco

Finalmente, si convive con una persona con baja visión conviértase en un facilitador y no en una barrera. “No siempre estas personas ven igual, hay unos días que van a presentar un mejor desempeño visual, mientras que otros días van a ver menos y esto tiene una relación profunda con el estado de ánimo. Los cuadros de depresión por la pérdida progresiva de visión crean bloqueos cognitivos que impiden tener buena disposición para usar su residuo visual, por ello evite señalamientos como: Usted solo ve lo que le conviene”, asegura Mauricio León, Terapeuta Ocupacional adscrito a la Unidad de Inclusión del CRAC.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter