Perros callejeros, un problema de todos

El abandono de mascotas en las calles genera un problema de salud pública. Sin embargo, en Villavicencio aún no se tiene un censo real de esta población.

Una gran cantidad de perros y gatos sobreviven en las calles de Villavicencio, algunos no tienen un techo, ni comida. Sólo el día y la noche. Entre la basura, buscan su alimento y de vez en cuando una mano amiga les provee una ración para aliviar su organismo.

La principal causa de abandono de las que un día fueron mascotas, es la manutención. Sus dueños, con el tiempo los ven como una carga y los abandonan a su suerte. En ocasiones, otros toman la calle, debido a que sus hogares son pequeños y tienen que dormir a la intemperie.

Se estima que en la capital del Meta hay alrededor de  61.651 mascotas, de estas,   47.573 son caninos y 21.078 son felinos, según cifras de la Dirección de Salud Ambiental del Municipio. Estos animales, aparte de la manutención son abandonados por gastos veterinarios, cambio de domicilio, llegada de niños al núcleo familiar o simplemente por recomendaciones médicas (alergias).

La Fundación San Francisco de Asís, desde su creación en el año 2007, es uno de los pocos centros de la ciudad que acogen animales de la calle. En la actualidad alberga 170 caninos y felinos que en su mayoría llegan con altos grados de desnutrición y maltrato. “Aquí les brindamos atención médico-veterinaria, un hogar y cuidados hasta recuperarlos y hacerlos parte de nuestra familia”, sostuvo, René Ortiz, director de la fundación.

De igual forma, el centro de Zoonosis de la Alcaldía de Villavicencio  recibe cerca de 180 animales por mes, entre perros y gatos;  es decir, seis por día.  De esos, los que tengan enfermedades como moquillo, sarna, rabia y parvovirosis deben sacrificarse. Esta cifra es preocupante para las autoridades de salud, que durante los últimos años han venido articulando esfuerzos en pro de los derechos de los animales.

“  A través del centro de Zoonosis se realiza vigilancia activa de caninos y felinos que han generado agresiones a humanos. Así mismo, se realizan jornadas de adopción y  vacunación contra la rabia, con el objetivo de que al momento de generar contacto con un humano, estos caninos o felinos  no trasmitan ninguna enfermedad”, señaló,   Ana Sánchez, profesional de la Dirección de Salud Ambiental.  

Y es que además del abandono animal, el nivel de reproducción que alcanzan los perros callejeros representa un problema de salud para los Villavicenses.

Según  Alejandra Gutiérrez, médica veterinaria, esta situación plantea un riesgo doble, ya que las mascotas abandonadas en muchos casos se convierten en transmisores de enfermedades parasitarias. Además,  estos animales son un peligro inminente para la integridad de las personas que transitan por las calles de la ciudad.

“El abandono y el maltrato de estos animales, sumado a su alto índice de reproducción genera un problema ambiental gravísimo. La solución para la sobrepoblación de animales callejeros, que se ve a diario en Villavicencio es esterilizar” señaló la profesional médica.

Sin embargo, en  la capital metense es muy difícil esterilizar, ya que no se tiene una política fuerte de esterilización, no se cuenta con un centro de bienestar animal (coso municipal)  y el centro de Zoonosis de Villavicencio,  al igual que otros centros de bienestar animal no cuentan con los recursos para frenar la proliferación de perros en situación de calle.

Otro factor que se suma a esta situación es la falta de un censo real de esta población.  La profesional de la Dirección de Salud Ambiental, Ana Sánchez,  explicó  a Periódico de Meta que ese estimado de población no se puede medir de forma exacta, porque los animales de calle, son animales de calle y no hay forma de vincularlos a un censo formal. “En ciudades como Cali o Medellín se han hecho estudios de control a esta población. Sin embargo, valores exactos no se tienen”, manifestó, la profesional de la Dirección de Salud Ambiental del municipio.

Por su parte, Edwin Walteros, jefe de la Policía Ambiental y Ecológica de la Policía Metropolitana de Villavicencio, indicó que con la entrada en vigencia del nuevo Código de Policía aumentó el abandono de perros, especialmente de razas potencialmente peligrosas.

“Esta situación nos ha puesto en alerta, al igual que a las fundaciones y a los animalistas. Al mes se encuentra un aproximado de 100 perros deambulando por las calles de la ciudad”, sostuvo.

Advirtió, además , que la falta de un centro de bienestar animal en la ciudad es uno de los factores que contribuyen al problema de salud que genera esta población canina. “En Villavicencio hasta ahora se encuentra en proceso de asignación el centro de bienestar animal. Sin embargo, es importante que este centro sea un hecho y que se aplique en la ciudad. Cuando esto suceda van a mejorar las condiciones de salud de  estos animales”, concluyó el intendente Walteros.

Por otro lado, Jennifer Carolina Aroca, Secretaria de Medio Ambiente del Municipio, recordó que  esta dependencia realizó una invitación a las fundaciones animalistas para que se acerquen a la Secretaría de Medio Ambiente y trabajen de la mano en pro de la defensa de los animales.