miércoles, 19 de junio de 2024
Particulares Pico y placa Miércoles 3 y 4

Poco espacio para zonas verdes


Poco espacio para zonas verdes 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Expertos consultados dicen que la ciudad cambiará gradualmente en los próximos años su arbolado urbano. Jornada de donación de árboles es un buen comienzo.

 

Hace algunas semanas los expertos consideraron que la falta de zonas verdes, y por ende el déficit de árboles en el valle de Aburrá, ayudaron a generar los altos niveles de contaminación en el aire en esa zona del país, una problemática que sí bien enfrentan ciudades como Medellín y Bogotá, a futuro Villavicencio no podría ser ajena a estos mismos impactos.

Nelson Vivas, activista y exsecretario de Medio Ambiente de Villavicencio, explicó la importancia  de crear sistemas urbanos sin perder de vista las leyes de la naturaleza, lo que significa que las ciudades requieren de unas áreas razonables de espacio público, donde los animales puedan estar en su hábitat.

En el caso de Villavicencio las estadísticas no son las más alentadoras. “Tenemos un déficit de espacio público, contamos con menos de dos metros cuadrados por habitante cuando lo ideal son 15 metros. La razón es que las urbanizadoras vinieron a hacer su negocio sin pensar en los espacios para la naturaleza”, explicó el ambientalista.

El principal obstáculo de sembrar árboles en el poco espacio que tiene la ciudad son las redes de servicios públicos, por eso, es preciso que el municipio identifique los lugares y especies adecuadas. También se evitaría accidentes producto de fenómenos como los fuertes vendavales que se presentan en Villavicencio.

Las medidas que se tomen con referencia al arbolado urbano ayudan a mitigar, y a prestar algunos servicios ecosistémicos, pero son mínimos, lo que realmente da equilibrio ecológico en la ciudad es la intervención en la parte rural. En el caso de Villavicencio, el piedemonte, la cordillera y los páramos que la rodean son los que influyen en la calidad del aire y la temperatura de la misma, así lo advirtió Vivas.

Lo que hace que suba la temperatura de un área urbana es el efecto que tiene el agua sobre el suelo cementado, pues solo las zonas blandas pueden absorber los rayos del sol, y por ende calor, mientras los árboles permiten que haya sombrío y humedad, condiciones que disminuyen grados centígrados.

“Los parques y las áreas específicas de servicio forestal son el mejor ejemplo para propiciar ambientes que generen oxígeno, y equilibrio climático. Deben ser a escala municipal, regional, y nacional. El interrogante es porque Bogotá tiene un parque nacional gigantesco y Villavicencio no lo tiene, como sí los villavicenses no necesitaran de ese servicio”, reiteró.

Según Vivas, la zona de Buenavista tiene la mayor frecuencia de lluvias en Villavicencio, lo que indica que es un lugar estratégico para procesos de retención y regulación de agua, y por ende no se debería llevar proyectos de urbanización a gran escala en este sitio.

En cuanto a la ciudad es estratégico contar con arboretos con especies en vía de extinción como el ciruelo llanero, este mejora el hábitat de los animales y da belleza paisajística, un efecto contrario a la tradicional palma. “Ésta genera muy poco oxígeno, no es sitio para fauna silvestre, su área radicular es mínima, y tiene alto riesgo de caerse”, expresó Vivas.

 Urge plan de ornato

Una de las especies más comunes pero que no se recomienda sembrar es el ficus, el cual fue plantado en separadores de las principales avenidas de Villavicencio años atrás. Este ocasiona daños a las redes de servicios, infraestructura, y afecta la visibilidad en las vías.

“Así sucede con muchas especies, razón por la que se hará el Plan de Ornato 2016-2019, porque no se previó que lo sembrado iba a ser un problema más adelante”, expresó, Ignacio Silva, Ingeniero Forestal de la Secretaría de Medio Ambiente de Villavicencio.

El Plan de Ornato se ejecutará como cumplimiento a lo sugerido por la Corporación Autónoma Regional, y al Ministerio de Medio Ambiente, el cual es “un instrumento para ordenar la flora urbana de la ciudad. En su primera fase se hará un inventario forestal para la identificación de los árboles, y el estado de los mismos”, expresó Silva.

La caracterización del arbolado urbano permitirá identificar las interferencias que tienen estos con la infraestructura de la ciudad. Se prevé que son cerca de 250 especies las que conforman este ornato en Villavicencio; aunque es una buena noticia, se debe mirar cómo están distribuidas.

Silva hizo un llamado a los villavicenses para que no siembren Oitís, pues aunque tienen un crecimiento muy lento, y aparentemente no hacen daño, las referencias históricas relatan que Cúcuta y Bucaramanga tuvieron que reconstruir parte de su infraestructura dañada por estos árboles. Algo similar pasa con el pomarroso.

“En cuanto a los antejardines, andenes y zonas verdes están declarados como espacio público, por lo tanto el responsable es el Municipio, y no se deben usar para sembrar árboles”, expresó el Ingeniero Forestal.

Lo que resta de este año se realizará la recolección completa del inventario de arbolado, en tanto la implementación, y el reemplazo del ornato se hará de manera gradual en los próximos años.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales