Política del Meta: a tres bandas

Pese a estar inscrito por el partido Liberal, una eventual elección de Juan Guillermo Zuluaga como Gobernador del Meta fortalecería al grupo político de la senadora Maritza Martínez Aristizabal, del partido de la U y al grupo cercano a la actual mandataria Marcela Amaya, algo que no se calculaba hace pocos meses.

Sin haberse depositado un voto y por jugadas políticas y alianzas, partidos que hace seis meses eran fuertes hoy son débiles y viceversa.

Hace seis meses el panorama político en el departamento del Meta, con miras a las elecciones del próximo 27 de octubre, estaba a favor del Partido Centro Democrático, mostrándolo como la fuerza política más fuerte.

Analistas políticos aseguraban, en ese momento, que el uribismo tenía para ganar Gobernación y varias alcaldías, entre ellas la de Villavicencio. Ese mismo panorama daba al partido de La U como la colectividad al que pocos querían pertenecer, entre ellos el exministro Juan Guillermo Zuluaga Cardona, quien viniendo de La U buscaba ser avalado a la Gobernación por otras tendencias, al punto que intentó en Centro Democrático, para terminar siendo avalado por los liberales. Muchos aseguraban que la debacle del partido de La U llevaría a que el grupo político de la actual senadora de esa colectividad, Maritza Martínez Aristizabal, no renovaría su credencial en el 2022, y que ha ostentado ese grupo político durante tres periodos, incluido el de su esposo Luis Carlos Torres Rueda.

Pero hoy, las apuestas son otras, el Centro Democrático tiende a convertirse en fuerza minoritaria en el Meta y el partido del expresidente Santos, junto con el Liberal, en las fuerzas mayoritarias.
Pero ¿qué pasó? ¿por qué la percepción entre el electorado muestra a unos renaciendo y a otros, pareciera, de capa caída? ¿cuál fue el punto de quiebre que llevó a que cambiara la tendencia en tan poco meses? Se podría decir que todo comenzó con la decisión de Centro Democrático de sacar de la baraja de candidatos a Hernán Gómez Niño, de quien muchos aseguraban sería el ganador a gobernación el 27 de octubre.

Fue tal la tormenta que generó esta decisión, que la alianza que se había forjado en torno al candidato de CD, y en la que estaban los grupos políticos de la gobernadora Marcela Amaya y el alcalde Wilmar Barbosa, que estos quedaron en cero y buscando un candidato con el cual ganar.

Se creía que la designación de la exembajadora Nohora Tovar Rey, volvería a acomodar la alianza, pero los otros grupos que la conformaban no le vieron la fuerza que tenía Gómez Niño y que se requería para confrontar al exministro Juan Guillermo Zuluaga Cardona, quien en ese momento seguía solo avalado por el partido ASI.

Fuentes políticas consultadas dijeron que la astucia de Zuluaga Cardona, al ver que el partido político que ostenta la gobernación del Meta y no tenía candidato propio, fue proponerle al congresista Alejandro Vega ser el candidato liberal, propuesta que cayó bien en el grupo político que lidera el exparlamentario Jorge Carmelo Pérez Alvarado. Este cambio de partido de Zuluaga daría fuerza a los liberales que aseguran podrían sostener las tres credenciales en la Duma, e incluso sumar una más.

Se cree que la fuerza de la candidatura del exministro llegaría incluso a arrastrar a candidatos de La U, el partido de sus grandes aliados Maritza Martínez y Luis Carlos Torres.

El otro partido, parte de esa alianza, era Cambio Radical en cabeza de las fuerzas políticas que lideran el congresista Jaime Rodríguez y el grupo cercano al alcalde Wilmar Barbosa y que, como parte de los acuerdos, tenía como candidato a Felipe Carreño a la Alcaldía de Villavicencio.

Pero al romperse esos acuerdos con Centro Democrático, los llevó a escoger a Fabián Torres, quien junto con Juan Guillermo Zuluaga Cardona han militado durante años las filas del grupo político de Maritza Martínez y Luis Carlos Torres. Sumado a esto, el partido de La U inscribió a la exparlamentaria Lucy Contento como candidata a la alcaldía. También muy cercana a Juan Guillermo Zuluaga.

Más confusión Pero la mayor confusión se generó en el partido Centro Democrático, muchos de los precandidatos a alcaldías y corporaciones fueron rechazados en su aspiración al aval, y en su reemplazo llegaron otros que, aseguran, provienen de partidos diferentes al del expresidente Uribe Vélez.

Esto generó renuncias de líderes dentro de su militancia disminuyendo al que hace pocos meses consideraban el partido con mayor fuerza en el departamento. De Hernán Gómez Niño no se sabe qué camino va a tomar, la candidata Nohora Tovar espera que Gómez no solo le exprese su apoyo y el de su estructura política, sino que le acompañe a los municipios.

En el grupo del candidato de Colombia Justa y Libres, Juan Diego Muñoz Cabrera, esperan que se sume a su aspiración. Otros creen que Gómez Niño debería de renunciar al partido del expresidente. Lo que si queda claro es que los votos de Centro Democrático en el Meta, no todos son de Uribe y del que ‘diga Uribe’, porque entonces la candidata estaría como favorita. Hoy se cree que Muñoz podría incluso superar a Tovar Rey.

Lo queda en el ambiente es que Zuluaga Cardona es el candidato más fuerte para estas elecciones, por tener las maquinarias y cerca de nueve avales. Sin embargo, entre el electorado se escucha el rechazo que ha generado que tenga el apoyo de todas las fuerzas políticas que han ostentado el poder durante los últimos 35 años.

Aunque Juan Diego Muñoz, de Colombia Justa y Libres no ha sabido capitalizar la crisis de Centro Democrático ni tampoco las alianzas que tienen sus contendores, un electorado inconformepodría inclinarse a su favor. Los otros candidatos son Antonio Cuellar por el partido Alianza Democrática Afrocolombiana ADA y Arley Gómez de la Alianza verde. Lo único claro en esta contienda, es el fortalecimiento de carambola de La U.