Presentan protocolo para desarme de la guerrilla

Publicidad

Lo que hemos presentado hoy es la concreción de lo acordado el 23 de junio. Es el desarrollo conjunto de las reglas de juego bajo las cuales operarán las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y la dejación de armas, así como los mecanismos para dirimir controversias y garantizar la seguridad de los miembros de las FARC que se trasladarán a estas áreas.
 
Los avances del proceso hasta la fecha son realmente sustanciales. El anuncio que hacemos hoy es una muestra de que hemos logrado acuerdos en temas de gran importancia como la dejación de las armas y el tránsito a la vida civil de los miembros de las FARC. 
 
El Acuerdo del 23 de junio traza una hoja de ruta clara y precisa. Ahora, con estos 23 protocolos y 2 anexos que presentamos hoy, esa hoja de ruta se convierte en un plan muy detallado, con fechas concretas y procedimientos exactos. Este es el camino que recorreremos hacia el fin del conflicto armado en Colombia. 
 
Estos protocolos, que serán anexados al acuerdo del Fin del Conflicto, son el desarrollo detallado de asuntos tales como: 1) el monitoreo y la verificación, 2) las reglas que regirán el cese de fuego y hostilidades bilateral y definitivo, 3) la seguridad, 4) los detalles logísticos y 5) la dejación de las armas. 
 
Los pasos que hemos definido en las últimas semanas garantizan que el proceso se hará de manera transparente, segura y con un sistema robusto de monitoreo y verificación.

Por ejemplo, a los ocho días de la firma del Acuerdo final (es decir, el día D+8), las FARC entregarán al componente internacional del Mecanismo de Monitoreo y Verificación toda la información sobre la cantidad de sus integrantes.
 
Les doy otro ejemplo. Al día D+10 las FARC entregará al Mecanismo de Monitoreo y Verificación las coordenadas de todos los depósitos o caletas donde se encuentra el armamento inestable. Eso incluye todas las armas y explosivos de fabricación artesanal, los insumos para fabricarlas y todo el armamento que tenga abolladuras u oxidación, cuyo transporte pueda resultar peligroso. Luego el Mecanismo de Monitoreo y Verificación en cabeza de Naciones Unidas verificará la destrucción de ese material, como ya anunciaba el Acuerdo del 23 de junio.
 
Y en todo caso, como ya anunciamos el 23 de junio, a los 180 días termina el cese al fuego, terminan las zonas, y las FARC habrán entregado la totalidad de sus armas a las Naciones Unidas. 
 
También ha quedado consignado en estos protocolos las conductas y normas que deben ser observadas para proteger a la población civil, siempre en garantía de sus derechos y libertades. Asimismo, Naciones Unidas será quien dirima las denuncias que se den en caso de violaciones al Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo.  
 
Se desarrollan en detalle los criterios y las responsabilidades que garantizarán el desplazamiento de las FARC a las zonas y se establece cómo será la ubicación de la Fuerza Pública en dichas áreas. Se fijan los parámetros y las directrices que serán implementadas por el Gobierno Nacional, para garantizar la seguridad y la protección de las personas involucradas en esta operación. 
 
Todo lo acordado en materia de Fin del Conflicto supone acompañamiento y protección a los ciudadanos. Paz con seguridad. Las instituciones no dejarán de operar en ninguna de éstas áreas. Estos protocolos, así como el acuerdo del Fin del Conflicto, respetan la ley colombiana. Se encuentran dentro del Estado de Derecho. Nos acercan cada vez más al final de esta guerra que sólo ha dejado dolor para millones de colombianos. 
 
El día de hoy hemos dado un nuevo paso concreto en el camino hacía el fin del conflicto. La combinación de estos protocolos detallados con la puesta en marcha del mecanismo tripartito de monitoreo y verificación, encabezado por la Misión Especial de las Naciones Unidas, que estará bajo la supervisión del Consejo de Seguridad, es la mayor garantía para los colombianos de que se van a cumplir las reglas, de que se va a cumplir lo pactado. 
  
Aprovecho la oportunidad para agradecer a la Organización de la Naciones Unidas, representada hoy por el General Javier Pérez Aquino, General de Brigada del Ejército argentino, por todo el apoyo que nos están brindando.
 
Igualmente tenemos que exaltar la forma tesonera y meritoria como el General Javier Florez y los oficiales que lo acompañaron trabajaron en la subcomisión del conflicto, siempre pensando en el bienestar y en el futuro de Colombia, y también reconocer al señor Carlos Antonio Lozada, a los miembros de las Farc, a esa subcomisión, el trabajo disciplinario y serio que adelantaron. 
 
La semana entrante iremos a campo con las Naciones Unidas y el mecanismo tripartito de verificación para hacer un reconocimiento de la Zonas Veredales donde las FARC dejarán las armas y se prepararán para su reincorporación a la vida civil. Tenemos que mirar las condiciones de cada una de esas zonas y establecer los puntos donde quedarán los campamentos, se montarán los contenedores para almacenar las armas de las FARC, y se establecerá el centro de coordinación del mecanismo de verificación.
 
Quiero decirle para terminar a los colombianos, el fin del conflicto está cada día más cerca.  Estamos ante una posibilidad real de pasar la página de la violencia. Es el momento de involucrarse en la construcción de un nuevo país. Los invitamos a conocer los acuerdos alcanzados hasta hoy. Todos han sido publicados. A los ciudadanos les digo que los invitamos a construir una nueva Colombia. 

 
La reacción de Santos
El Presidente Juan Manuel Santos afirmó este viernes en Mapiripán (Meta) que, según el avance de los acuerdos de paz en La Habana, muy pronto las Farc se ubicarán en las zonas veredales transitorias, donde se cumplirá el proceso de desarme, con lo cual las Farc dejarán de existir como grupo armado. 

“Imagínese ustedes aquí en Mapiripán, cierren los ojos e imagínense que dentro de poco tiempo van a ver a la guerrilla de las Farc caminando hacia esas zonas. En esas zonas se van a entregar las armas. O sea que las Farc dejan de existir como grupo armado. Y que a los seis meses esas zonas dejan también de existir”, expresó el Mandatario ante la comunidad de este municipio del departamento del Meta. 

Publicidad

“Entonces vamos a poder vivir sin unas Farc, sin unas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, vamos a poder cerrar ese capítulo triste de nuestra historia, de la guerra con las Farc, y vamos a poder abrir uno nuevo, de progreso, de futuro, todos juntos construyendo esa paz”, agregó.

De esta manera el Jefe de Estado se refirió al anuncio hecho hoy desde La Habana, por parte de las delegaciones del Gobierno Nacional y las Farc, sobre la conclusión del trabajo para establecer los 23 protocolos y dos anexos bajo los cuales se administrarán las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y Dejación de las Armas.

El Presidente Santos destacó que estos protocolos han sido posibles “gracias a una labor extraordinaria que han hecho nuestras Fuerzas Militares y nuestra Policía desde hace tres años”, tiempo durante el cual han estado “estudiando, planeando y haciendo los análisis para este momento”, así como “negociando cómo sería el paso que hoy se anunció”.

Contenido de los protocolos

Respecto al contenido de dichos protocolos, el Jefe de Estado explicó que incluyen los detalles sobre “cómo va a ser el traslado de todo el personal, de toda la guerrilla de las Farc, a esas zonas veredales”, al igual que “quién va a estar con la responsabilidad de su seguridad”.

Al Mandatario profundizó su explicación sobre el contenido de los protocolos: “Y cuando lleguen a esas zonas veredales, qué va a pasar en cada una de esas zonas, quién va a administrar las zonas, cuáles van a ser las garantías para las poblaciones que viven alrededor de las zonas durante los seis meses en que van a transitar, entre el momento en que comienza el proceso de desarme y el momento en que termina”.

“Cómo va a ser ese proceso de desarme, quién y cómo lo va a verificar, cómo van a garantizar que efectivamente van a entregar hasta la última pistola, cómo va a ser la administración de las zonas aledañas y quién va a ser el encargado de la seguridad, que van a ser nuestras Fuerzas Militares y nuestra Policía”.

“Qué tipo de organizaciones podrán entrar a las zonas. Cuando salgan algunos de los miembros de la guerrilla de esas zonas, lo podrán hacer en qué condiciones: va a ser acompañados por el Sistema de Monitoreo. Y va a ser, por supuesto, sin armas. Y cómo va a ser el proceso de desarme en un primer 30 por ciento, que es al día número 60. Y cómo va a ser el desarme del restante 30 por ciento, que va a ser el día número 90. Y cómo va a ser el desarme y la entrega del último 40 por ciento, que va a ser al día 150”.

Finalmente, el Presidente de la República indicó que los citados protocolos dan tranquilidad a alcaldes, gobernadores y a la comunidad.

“Eso debe dar mucha tranquilidad, porque había una preocupación lógica, una preocupación de muchos alcaldes y muchos gobernadores sobre cómo van a operar esas zonas. Por eso les digo que lo que hoy se publicó, usted, gobernadora, podrá hacer el estudio de cada detalle y verá que nadie tiene por qué preocuparse”, puntualizó el Jefe de Estado.

‘Paz en Acción’ llegó a Mapiripán

El Presidente Santos hizo referencia a este tema durante la puesta funcionamiento, en Mapiripán (Meta), del plan integral de intervención estatal ‘Paz en Acción’, que lidera el Ministerio de Interior y beneficiará a 39 municipios golpeados por el conflicto armado, con 400 proyectos relacionados con seguridad, convivencia, infraestructura, participación, democracia y derechos humanos.

‘Paz en Acción’ ya ha llegado a El Bagre (Antioquia) y San Pablo Bolívar y este viernes arrancó en Mapiripán. En este municipio la estrategia contempla impulsar acciones como la construcción de un Centro de Integración Ciudadana y de un Centro de Atención para las Víctimas, que se tendrá listo a final de año, así como capacitaciones a funcionarios y comunidad, entre otras.

Durante el evento el Presidente Santos estuvo acompañado por el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y el Director de la Unidad para la Atención y la Reparación Integral de las Víctimas, Alan Jara, así como por autoridades civiles de Mapiripán y el Meta, y líderes de organizaciones de víctimas de la región.

Publicidad