¡Prevenga accidentes! Estas son las normas que debe tener en cuenta a la hora de bañarse en una piscina

No hay, en criterio de muchos, vacaciones sin piscina. Sin embargo, este espacio de tranquilidad y diversión puede convertirse en el peor de los escenarios, sino se tienen en cuenta las diferentes normativas de seguridad y el aspecto sanitario que se deben mantener, no sólo en las piscinas privadas de lugares residenciales, sino también en las de uso público.

Tan sólo en lo corrido del 2017 se han presentado tres casos de ahogamiento en la capital del Meta. Dos en fincas turísticas y otro en propiedad privada. Y el riesgo de inmersión aumenta en fines de semana y en época de vacaciones.  En ese sentido y  de cara al inicio de la temporada de fin de año, las autoridades dieron a conocer las normas de seguridad que se deben tener en cuenta a la hora de utilizar estos espacios recreativos.

El Intendente Julio Fernando Bermúdez Mondragón, Jefe de la  Policía de Turismo de la Metropolitana de Villavicencio, explica que de acuerdo a la ley 1209 de 2008 (Ley general de piscinas), los centros recreacionales, fincas turísticas, hoteles y condominios residenciales que cuenten con piscinas, deberán disponer de manera permanente, un piscinero que vigile a los bañistas y  se encuentre certificado  en salvamento acuático y primeros auxilios, por si se presenta alguna emergencia. Adicionalmente,  una persona encargada que realice el mantenimiento y control de la aguas.

“La persona encargada del mantenimiento de la piscina debe estar certificado por el Sena, Bomberos,  Cruz Roja o la Defensa Civil, ya que el manejo inapropiado de los químicos utilizados para limpiar las aguas, pueden causar irritaciones en la piel de los bañistas. Para evitar estas situaciones, el piscinero debe llevar una bitácora en la que se indique la cantidad de cloro que se suministra al agua de la piscina”, explicó el uniformado.

De acuerdo a esta ley, las piscinas también deben contar con alarma de agua a base de batería (esta se accionará en el momento de entrar en el agua), dispositivos que aíslen el efecto de succión provocados en los drenajes, pisos antideslizantes,  baldosines claros, duchas,  lava pies, botiquín de primeros auxilios, camillas, flotadores,  un gancho para hacer rescate (en caso de una emergencia), vestidores, dos escaleras, entre otros.

Otro de los requisitos que también deben tenerse en cuenta es la instalación de señales que indiquen la profundidad máxima de la piscina, andenes perimetrales, un cerramiento y barreras de protección que impidan el acceso directo a la zona de baño.

Estas son las normas de seguridad y sanidad que deben acatar los propietarios y personas responsables de la adecuación, el mantenimiento y la conservación de piscinas y que se deben tener en cuenta a la hora de hacer uso de las mismas”, recalcó el Jefe de la  Policía de Turismo de la Metropolitana de Villavicencio.

Sanciones

De acuerdo con el intendente Bermúdez,   los prestadores de servicios turísticos y condominios que no cumplan con esta norma se verán expuestos a las siguientes sanciones:

  • Cierre definitivo del establecimiento  (Cuando las instalaciones de la piscina presentan un alto deterioro y que incurran en una tercera falta después de seis meses a partir de la primera sanción).
  • Cierre temporal (mientras se hacen los adecenamientos que dicta la norma)

“Los  encargados de realizar este procedimiento sancionatorio son funcionarios de  la Secretaría de Medio Ambiente.  Sin embargo, la Policía de Medio Ambiente también ejerce un control sobre estos establecimientos. En Villavicencio, en lo corrido del año se han cerrado seis establecimientos de este tipo por incumplir la norma 1209”, informó el uniformado.

Pese a que se han cerrado seis establecimientos turísticos en la zona metropolitana de Villavicencio, la Policía de Turismo y Medio Ambiente de la mano del Instituto de Turismo del Meta han capacitado a 180 prestadores turísticos, que se certifican a través del Sena en salvamento acuático y primeros auxilios. “la perdida de vidas ha sido por negligencia de los prestadores turísticos, al no contar con el salvavidas”, asegura Julio Fernando Bermúdez Mondragón, Jefe de la  Policía de Turismo de la Metropolitana de Villavicencio.

En caso de emergencia

  • Los prestadores turísticos deben comunicarse con la Policía de turismo, la cual cuenta con una patrulla en cada uno de sus cuadrantes.
  • Los uniformados que atiendan la emergencia están capacitados en primeros auxilios y en salvamento de vidas.
  • Todo piscinero debe estar capacitado para atender la emergencia

 

Para finalizar, el uniformado extendió las siguientes recomendaciones:   

  • A los prestadores de servicios, cumplir lo establecido en la ley 1801  
  • A los turistas y residentes verificar que se cumpla lo estipulado en la norma (piscina demarcada, botiquín y salvavidas)