Profesionales, a vérselas con la justicia

La Fiscalía propició dos contundentes golpes judiciales en los que están envueltos profesionales que ejercían en la capital del Meta: por un lado el ente investigador propició la condena a nueve años de prisión del médico Gustavo Adolfo Camargo Barrera.

Lea: Sigue alarma por dengue en Meta

La sentencia fue dictada por el Juzgado 7 Penal Municipal con funciones de conocimiento contra el procesado, por el delito de lesiones personales culposas con perturbación siquiátrica de carácter permanente a la víctima, por hechos ocurridos en 2013.

La situación se presentó cuando la víctima acudió a quien decía ser cirujano especialista con el fin de realizarse un procedimiento estético, que incluía dos cirugías de seno, pero en el que hubo deformación de la prótesis, lo que obligó a realizar una nueva operación la cual se infectó y ocasionó que los senos quedaran diferentes.

La denuncia fue instaurada contra Camargo Barrera en abril de 2014, ante su negativa de tratarle la infección provocada en la prótesis, que aseguraba sanaría sola y nunca le suministró antibióticos, razón por la cual, sufrió mareos y mucho dolor, hasta que otro galeno le hizo el procedimiento.

Adicional a la sentencia dictada contra el médico Camargo Barrera, el Tribunal Nacional de Ética médica lo sancionó con 30 meses de suspensión en el ejercicio de la profesión.

Por otro lado, fue enviado a la cárcel Leovigildo Manuel Yañes Romero de Montería (Córdoba), quien fue detenido cuando suplantaba un abogado titulado en diligencias judiciales, ante un Juzgado de Familia, en Villavicencio.

La Fiscalía imputó cargos contra Yañes Romero por los delitos de uso de documento falso, en concurso homogéneo con uso de documento falso, en concurso heterogéneo con falsedad personal y fuga de presos.