¿Qué tan lejos está el Meta de convertirse en destino gastronómico?

La tradicional Mamona

Quizá, el aporte más grande de la gastronomía colombiana no se refiere solo al aspecto económico sino al socio-cultural. Se ha convertido en un factor de reafirmación de identidad.

La dinámica creciente del turismo en Colombia implica trazar nuevas metas y tener una visión innovadora para la gestión del turismo en cuanto a los diferentes destinos y productos turísticos. En este contexto, surge el interés por desarrollar herramientas que faciliten la adaptación a los cambios y a las exigencias actuales en el mercado turístico, que den respuesta a las prioridades en materia de sostenibilidad y competitividad.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través del Viceministerio de Turismo, considera que la gastronomía colombiana es un elemento fundamental para potenciar el turismo y hacer de ella un producto turístico de clase mundial, por lo que propuso acciones para dinamizar este importante subsector del turismo.

En la actualidad, los países que cuentan con un desarrollo avanzado del producto turístico gastronómico son: Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Australia, Corea del Sur, y Nueva Zelanda, según el plan de Marketing de  Turismo Gastronómico de la Organización Mundial del Turismo.

También Italia, España y Francia, son naciones pioneras y emblemáticas en este producto. En el caso de Italia, la oferta de turismo gastronómico se presenta estratégicamente asociada con las rutas del vino y su principal atractivo de cara a viajeros, residentes y visitantes es el alojamiento en haciendas o estancias. Francia tiene una oferta gastronómica importante dado que es cuna de la buena mesa y por mucho tiempo contó con parte de los más renombrados chefs, aunque en tal sentido también España ha crecido consideradamente en los últimos años, con figuras de renombre y prestigio mediático.

En el estudio estratégico del Ministerio de Comercio Industria y Turismo destaca la diversidad cultural de Colombia, visible en las diferentes manifestaciones culturales, propias también de la cocina.

Como cultura

“Al igual que con la música, hay muchas cocinas, por lo que es difícil hablar de un solo plato o, incluso, un concepto que represente y caracterice la gastronomía colombiana. Por esta razón, al hablar de la identidad colombiana, hay que tener en cuenta las identidades regionales. Esto es, ocho regiones entre las cuales se encuentran: Caribe, Antioquia y Eje Cafetero, Suroccidente y Pacífico, Santanderes, Región Cundiboyacense, Huila y Tolima, San Andrés y Providencia, Amazonia y Orinoquia”, menciona el documento.

Para el departamento del Meta se recomienda para crear un destino turístico de gastronomía se tenga en cuenta que las tendencias actuales del turismo buscan tener relación más directa con las comunidades que se visitan y sus costumbres. Indudablemente, al hacer un viaje, uno de los factores que más se recordará será la buena o la mala comida, aun cuando se haya disfrutado de paisajes espectaculares o monumentos históricos memorables.

Además de ello, el lugar visitado será permanentemente recordado por su comida, la cual contempla no solo la calidad de los alimentos y bebidas, sino también la higiene, el servicio y el ambiente, todo lo cual hace grata e inolvidable la experiencia de viajar

Para lograrlo, se plantean siete propuestas, entre las cuales se encuentra el fortalecimiento del Programa de Gastronomía del SENA, la capacitación por competencias del recurso humano de los restaurantes, la promoción y el reconocimiento a la excelencia en la prestación de servicios en restaurantes, el mejoramiento y rediseño de los restaurantes turísticos, el apoyo a la innovación y diversificación de la oferta gastronómica colombiana, la capacitación en la aplicación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), así como la promoción de foros con participación nacional e internacional, todo lo cual contribuye a la consolidación de la gastronomía como producto turístico colombiano.

Juan Manuel Osorio, subdirector Académico Politécnico Internacional, dice que “todo este ambiente que se ha generado alrededor de la comida y la buena mesa, para Colombia es positivo porque al generar mayores ingresos, también es una gran fuente de empleo en toda la cadena alimenticia. Así lo demuestra el Departamento Nacional de Estadística (Dane), quien reveló que los mayores incrementos en ingresos nominales en 2017 los tuvo el sector de restaurantes: catering y bares con el 10,8 %, que mueve unos 38 billones de pesos anuales en ventas, aportando más de un millón de empleos con 6,5 %. El sector de turismo y restaurantes en Colombia se mantiene en sus niveles y tendiendo al crecimiento.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en coordinación con el sector privado, dispondrá de este proyecto para apoyar el mejoramiento y rediseño de los restaurantes turísticos. Para lograrlo, se elaborará un plan para cada restaurante que lo solicite, en el que se integrarán todos los elementos a tener en cuenta en cada caso particular: elección del concepto, diseño de imagen, selección de personal, elaboración y estructuración de cartas, negociación con proveedores, previsiones de ventas, protocolos de servicio, entre otros.