¿Se acerca el fin a la guerra del centavo?

En seis meses habrá un control estricto al cumplimiento de las rutas del transporte público colectivo en toda la ciudad.

Según la Secretaría  de Movilidad, durante las visitas técnicas se ha comprobado que el sistema automático de despachos está funcionando en los paraderos del transporte público de la ciudad.

Juan Sebastián Leiva, asesor de la Secretaría de Movilidad de Villavicencio, indicó que aunque se han evidenciado algunos aspectos a mejorar en diferentes paraderos, las empresas prestadoras del servicio colectivo de pasajeros han cumplido con las condiciones técnicas.

“Con el cumplimiento de este compro-miso logramos que nuestros usuarios se sientan bien con las frecuencias, se cumpla y se preste un buen servicio; además hemos hecho un buen trabajo con la Secretaría, hemos contado con un buen acompañamiento, no es fácil iniciar pero esto lo hacemos por los usuarios y la ciudad”, indicó Wilson Hurtado, gerente de la empresa Nueva Urbana de los Llanos.

Este sistema automático de despachos inicia con la lectura de la tarjeta que porta el conductor, la cual contiene toda la información del vehículo, esta se desliza por el lector de radiofrecuencia con el fin de ingresar al sistema y se proceda a la asignación de la ruta y la hora de salida, que se realiza según la llegada y planeación de frecuencias.

Para algunos expertos, la instalación de estos dispositivos a los vehículos del transporte colectivo, en cumplimiento al Decreto 158 de la Alcaldía, evitará que se presente la denominada ‘guerra del centavo’, ya que los vehículos son despachados de acuerdo a un cronograma y tiempos establecidos para cada recorrido.

Mediante un computador que tendrá cada carro, al iniciar su marcha, le permitirá al conductor conocer qué vehículo va adelante, cuál le sigue y cuál es el tiempo entre cada uno, para que el mismo conductor regule y conserve la distancia en tiempo, lo que también ayudará a que no se acumulen en los paraderos del centro.
Diariamente al iniciarse la jornada, los conductores deben llegar al paradero final o de despacho, presentar su carné e inme-diatamente el Sistema Automático de Des-pacho lo enrruta acorde al cronograma que está diseñado.

La tecnología que modernizará el trans-porte colectivo en Villavicencio, también está dotada de un sistema de comunicación bi-direccional entre el conductor, la Central Operativa de Isoslab y el paradero de desti-no de cada ruta.
De acuerdo al Decreto 158 parágrafo primero, se fijó un plazo de 12 meses para que todo el parque automotor de las empre-sas de transporte público colectivo, tengan plasmada la nueva imagen institucional en sus laterales.

Por otro lado, tras culminar con este primer paso de la modernización del transporte colectivo, el proceso continuará con la aplicación del sistema de gestión y control de flota, con el que por medio de tecnología instalada en los vehículos de transporte público colectivo, se podrá rea-lizar la planeación y programación de las rutas, servicios, frecuencias y control de las mismas; con el fin de vigilar, registrar y fiscalizar la operación y el tipo de servicio a los usuarios de Villavicencio, en un plazo máximo de seis meses.