Los campesinos del Ariari no aguantan más la crisis

1.250 agricultores del sur del departamento salieron a protestar por la crisis económica que golpea al sector.

Agricultores del Ariari protestan para exigir ayudas del Gobierno Nacional ante las perdidas provocadas por la ola invernal.

Desde las 4:00 de la madrugada de este lunes, agricultores de la región del Ariari marcharon de Granada a Villavicencio en protesta por la crisis económica que enfrentan por los bajos precios que se pagan por cosecha, las millonarias deudas que enfrentan con el sistema financiero y la pérdida total de centenares de cultivos que dejó a su paso el recrudecimiento del invierno en el Meta.

Según Steven Navarro, vocero de la Asociación de Ganaderos y Agricultura del Meta (Agameta), desde la última manifestación que realizaron los campesinos de la región del Ariari, llevada a cabo en abril en Villavicencio, las condiciones no han mejorado para el sector.

“Las deudas ascienden, los precios de comercialización siguen iguales, el valor de los insumos han aumentado al igual que las pérdidas en cada cosecha”, dijo Navarro.

A esto se añade el  poco apoyo que brindado el Gobierno Nacional, el Ministerio de Agricultura, en cabeza de Juan Guillermo Zuluaga, y el gobierno departamental a los productores afectados con la ola invernal en el Meta.

Y es que, en municipios como Lejanías, Granada, Puerto Rico, El Castillo, Puerto Lleras, Puerto Concordia y Fuentedeoro las plantaciones afectadas superan las 3.000 hectáreas, según cifras de las Alcaldías municipales.

Los agricultores señalan que, aunque se declaró calamidad en 22 municipios del Meta, no hay recursos destinados atender la emergencia que viven 1.200 productores y campesinos de la región. “Fuimos censados y se nos entregó un documento que indica que nos encontramos afectados por el invierno, pero esto no nos sirve para nada.  Necesitamos recursos para superar esta nueva crisis, pagar los créditos que debemos a los bancos y sacar las cosechas que aún quedan en pie”, dijo el representante de los campesinos.

Agregó que el único incentivo que destinó el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura para atender esta emergencia,  fue la suma de  1.000 millones de pesos para los productores de yuca afectados con el invierno. Sin embargo, dicha suma aún no ha sido entregada a los cultivadores.

La crisis de los agricultores del Meta cada vez se torna más compleja. En sólo cultivos de yuca se perdieron cerca de 26.000 mil millones de pesos, según cifras de Agamenta.

“Este incentivo es mínimo, pues no alcanza a resarcir  las pérdidas de 1.125 yuqueros del Ariari  que vieron arrasados la totalidad de sus cultivos”, señaló el vocero de Agameta.

Pero las pérdidas causadas por la ola invernal no son la única preocupación que aqueja al gremio productor. Las deudas de los agricultores que tienen sus fincas en remate en diferentes municipios del Meta ascienden a 13 mil millones de pesos.  Tan sólo en Puerto Lleras hay 121 agricultores que le deben a los bancos cerca de 1.250 millones de pesos.

Para los agricultores esta situación sumada a los bajos precios que se pagan por cosecha, es triste, pues además de perder cultivos  enteros ahora tienen que esperar a que sus tierras sean rematadas a un precio irrisible, por deudas que no superan los 70 millones de pesos.

“Necesitamos respaldo del Ministerio de Agricultura, para que nuestras deudas sean prorrogadas mientras superamos esta ola invernal y así evitar perder la única fuente de empleo que tenemos miles de campesinos del Meta”, expresó Navarro.

Por último dijo que permanecerán ubicados frente a la Gobernación del Meta hasta que  sean atendidos por el ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga y la Gobernadora del Meta,  Marcela Amaya, con quien buscarán ayudas que les permitan superar esta crisis.