Sol, enemigo del vendedor ambulante

El Ministerio de Salud hizo un llamado a los vendedores ambulantes del Colombia con el fin de que prevengan enfermedades cutáneas, entre ellas, el cáncer de piel. Expertos del Hospital Universitario Federico Lleras Acosta también hacen advertencia.

Un vendedor ambulante toma más de nueve horas diarias de Sol, con un momento crítico: el mediodía. “El exceso trae una consecuencia, una reacción, que si uno no se cuida le va a maltratar su piel, y uno va a sentir mareo, va a sentir malestar y no va a estar dentro de lo normal”, afirmó la vendedora de dulces y cigarrillos Isabel Cruz.

“Los vendedores ambulantes son una población vulnerable frente a la exposición del Sol y sabemos que la piel puede sufrir mucho daño a través de la exposición solar, desde la aparición de manchas e incluso generación de cáncer de piel”, dijo el dermatólogo, Luis Arturo Gamboa Suárez.

Los rayos ultravioleta (UV) son una forma invisible de radiación. Pueden penetrar la piel y dañar las células. Las quemaduras de sol son un signo de daño en la piel. El bronceado tampoco es saludable. Aparece después que los rayos del sol ya mataron algunas células y dañaron otras. Los rayos UV pueden causar lesiones en la piel durante cualquier estación del año y a cualquier temperatura. También pueden causar problemas en los ojos, arrugas, manchas en la piel y cáncer de piel.

Por eso el Hospital Universitario Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta adelanta campañas de promoción y prevención con los vendedores ambulantes para que sepan cómo protegerse de los rayos del sol de manera efectiva.

“Para mí fue algo muy bonito encontrarme hoy con este asesoramiento, porque es muy importante reconocerse uno cómo está formado y cómo tiene que cuidarse, qué consecuencias puede tener si no está pendiente de lo que es su piel, de lo que es un cáncer”, dijo la señora Cruz.

Las recomendaciones más importantes son evitar el sol, especialmente de diez de la mañana a tres de la tarde y si no tiene dinero para los costosos bloqueadores solares, simplemente cubrirse con ropa adecuada de manga larga y sombrero de ala ancha de más de siete centímetros.

Sin embargo estas advertencias no son únicamente para los vendedores sino en general para las personas que por una u otra razón deben permanecer varias horas expuestas al Sol.

Demasiada exposición a los rayos UVB puede producir quemaduras. Los rayos UVA pueden penetrar la piel más profundamente que los rayos UVB, pero, en todo caso, ambos pueden afectar la salud. Cuando los rayos UV invaden las células de la piel, alteran procesos delicados que afectan su crecimiento y apariencia.

Con el tiempo, la exposición a estos rayos puede reducir la elasticidad de la piel, que puede incluso llegar a engrosarse y ponerse correosa, o puede arrugarse o afinarse como papel de seda. «Cuanto más se expone al sol, antes envejece su piel», dice el Dr. Barnett S. Kramer, experto en prevención del cáncer en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés ).

La piel tiene maneras de prevenir o reparar dicho daño. La capa más externa de la piel constantemente se despoja de las células muertas y las reemplaza. Habrá notado este tipo de reparación de la piel si alguna vez ha sufrido una quemadura de sol fuerte. La piel puede pelarse, pero por lo general vuelve a la normalidad en una o dos semanas.

«Cuando usted está expuesto a la radiación ultravioleta, hay un proceso de reparación constante en cada una de sus células expuestas», dice el Dr. Stephen I. Katz, director del Instituto Nacional de Artritisy Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel del NIH. Aun así, puede haber daños permanentes a la piel.

A medida que usted envejece, es más difícil para su piel repararse a sí misma. Con el tiempo, el daño ultravioleta puede perjudicar a la piel y el tejido conectivo subyacente. Como resultado, su piel puede desarrollar más líneas y arrugas.

Demasiada exposición al sol también puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, el tipo de cáncer más común en los Estados Unidos. Cuando la luz UV ingresa a las células de la piel, puede dañar el material genético (denominado ADN) que se encuentra en su interior.

Los daños al ADN pueden causar cambios en las células y hacer que estas crezcan y se dividan rápidamente. Este crecimiento puede resultar en grupos de células adicionales conocidos como tumores o lesiones, que pueden ser cancerosos (malignos) o inofensivos (benignos).

El cáncer de piel puede aparecer inicialmente como una pequeña mancha en la piel. Algunos cánceres pueden extenderse profundamente hacia los tejidos circundantes; también puede extenderse de la piel a otros órganos del cuerpo.

Cada año, más de 2 millones de personas son tratadas por dos tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide. Estos cánceres se observan tanto en personas mayores como en jóvenes, y rara vez son mortales.