Concierto de violín por una buena causa

Para el común de las personas,  no es fácil entender el idioma de la música clásica que data del período  (1750 – 1820), ya que tienen  una idea errónea  de que estas melodías son para personas cultas y de altas esferas económicas.

Sin embargo, en Villavicencio se le ha dado un espacio a este género musical, en el que niños, niñas y jóvenes de diferentes estratos  deleitan al público con la interpretación de violín, piano, flauta, trompeta y otros instrumentos que no son tan conocidos como la viola, oboe, corno, fagot, contrabajo, flauta traversa y la flauta de pícolo.

Carolina Pedraza Torres es una llanera que ha dejado muy en alto el nombre de Colombia y de su tierra natal. A la corta edad de 10 años tuvo su primer acercamiento al violín dela mano de Batuta, escuela musical que la guío en su proceso musical.

Tras varios años de presentar conciertos en la capital del Meta, la intérprete  decidió viajar   a la  capital del país a continuar su proceso formativo en la Universidad Pedagógica Nacional de la mano de los maestros Rodrigo Cottier y Sergio  Allendes. En este espacio trabajó en programas sociales donde enseño violín a niños y niñas que necesitaban orientación y apoyo en su formación musical.

En el año 2011 la violinista se trasladó a caracas (Venezuela), cuidad en la que por concurso obtuvo un puesto en la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, allí impartió catedra a niños venezolanos y después de pasar por un gran proceso de crecimiento personal regresó a Colombia con la idea de perfeccionar su arte, formándose en un programa de altos estándares en los Estados Unidos.

Con este firme deseo la interprete llanera de la mano de la maestra alemana AnyangoYarbo-Davenport  inició el  montaje  de un repertorio, que le permitió asistir a diferentes festivales, nacionales e internacionales, donde dio a conocer su potencial artístico y gracias a esto fue seleccionada dos veces para participar en el Festival Internacional de Música Clásica Femusc.

Su actuación en este festival fue altamente aplaudido por el maestro Charles Stegeman, profesor de violín de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, quien con grata alegría le facilitó una beca en esta reconocida universidad.

Sin embargo la beca que obtuvo esta profesional del violín  no cubre el cien por ciento de la matrícula. El monto dado por la Universidad de Duquesne fue 16,526 dólares, pero su inscripción  cuesta 22,035 dólares. En el momento le hacen falta 5.509 dólares y gracias a su talento este claustro educativo le ha permitido extender el plazo para pagar el dinero que le hace falta.

En este momento la llanera se encuentra en la ciudad promocionando su concierto de violín con el fin de recaudar fondos para  seguir adelante con su proceso formativo, por esto le hace extensiva la invitación a todos los villavicenses que quieran asistir el viernes 11 de agosto en la Cámara de Comercio de Villavicencio, a ver el espectáculo que tiene programado y que la ha destacado nacional e internacionalmente.