Curiosamente no es arquitecto o ingeniero civil sino economista, especializado en economía agrícola; por ese acercamiento a la naturaleza es que siempre sus proyectos tienen el nombre ‘primavera’, pues intenta que el factor medio ambiente se integre al plan.

Su primer proyecto de construcción lo desarrolló en el Anillo Vial de Villavicencio en 1989 donde levantaron unas bodegas en el que hasta un zoológico hubo para atraer clientela de la línea de comida para animales que vendían. Tristemente recuerda la inauguración porque fue el mismo día en que mataron a Luis Carlos Galán en Soacha.

Desde esa época Camilo Manrique (CM) y su empresa han sido innovadores con sus  proyectos de construcción. Cuando nadie creía en los condominios campestres en la capital del Meta, fueron los primeros en diseñar Hacienda La Primavera, en un terreno de 17 hectáreas, con casas que valían lo de una finca, pero aun así se vendió en seis meses y cambió el estilo de vida de muchos que vivían en el sector urbano.

El primero de julio, junto al aniversario del departamento del Meta, abrió Primavera Urbana, uno de los centros comerciales más renovadores construido en los últimos años en Villavicencio y que, sin duda, será un punto de referencia en la ciudad.

Al comienzo estaban previstos 175 locales, luego 117, porque muchas empresas decidieron agrandarlos y tomar dos o tres. Son 28 mil metros cuadrados de construcción.

Son 115.000 metros cuadrados que romperán con los paradigmas de centros comerciales en Colombia. El diseño de este centro empresarial, ubicado muy cerca de una reserva natural y del Caño Buque en la capital del Meta, incluye defender cada centímetro de vegetación y preservar el corredor natural que lo une con el Piedemonte Llanero. En total son 26.000 metros cuadrados de zona verde los que tendrá Primavera Urbana, que lejos de convertirse en una mole de concreto, logra integrarse a la naturaleza para ser parte de un eje ambiental y a la vez evidenciar el desarrollo urbanístico de la ciudad.

Periódico del Meta (PDM) entrevistó al cerebro de este proyecto que, como casi todos los de construcción, no ha estado exento de polémicas y algunas críticas.

PDM: ¿Por qué invitó al ex candidato Oscar Iván Zuluaga?

C.M.: Muchas personas tienen mala memoria y olvidan cómo era el Meta hace más de una  década a comienzos del siglo. Este y otros proyectos se pueden desarrollar hoy gracias a las políticas sociales y de seguridad democrática que representan él y el ex presidente Álvaro Uribe.

PDM: ¿Cómo cambiará la ciudad con este centro comercial?     

C.M.: En muchas cosas. Solo el hecho de tener una oferta de 240 oficinas permitirá descentralizar a Villavicencio y que haya un desarrollo hacia este sector. Se le quitará la presión a los barrios residenciales y a las calles por falta de parqueaderos. Habrá una oferta muy completa.

PDM: ¿Qué tiene de diferente este centro comercial?

C.M.: Va más allá del simple hecho de comprar. Primavera Urbana motivará a tener normas básicas de convivencia y educación porque el entorno lo va a permitir. Para nosotros será importante que los visitantes y compradores aprendan que este espacio es para todo el mundo indiferente del estrato social. Es un lugar de encuentro como los son todos los centros comerciales.  

PDM: Abren en un año que muchos consideran de crisis ¿es un riesgo?  

C.M.: Depende de la mentalidad. Fíjese que hay cosas muy positivas. Las vías 4G, que tienen  un impacto directo en la economía, tendrán una inversión de $6 billones en los próximos años, con cierres financieros asegurados, es decir que anualmente la economía se irrigará con un valor similar. Claro, no negaremos que la disminución de las regalías se ha hecho sentir, pero el hecho de que Ecopetrol asuma Campo Rubiales, consideramos que eso impactará positivamente en estas ciudades. Creemos que para el Meta se abren posibilidades de diversificar la economía que no la tienen muchas regiones.

PDM: ¿Los afectó mucho la subida del dólar en su proyecto?

C.M.: Claro, nos tocó muchísimo, sobretodo en la construcción del acuario y las cascadas en donde hasta la mano de obra es importada y es contratado en dólares. Pero más afectó a los almacenes que traen mercancía importada. 

PDM: ¿Cómo es eso de los acuarios?

C.M.: El centro comercial es armonía con la naturaleza, entonces Primavera Urbana tiene una enorme ceiba artificial de 15 metros de altura y cuatro metros de diámetro que contiene un acuario con peces nativos de la Orinoquia. Tiene espejos de agua y un caño. Los constructores fueron Aquascape y Living  Color Aquariums, protagonistas de reality de la televisión norteamericana que se ven en Colombia como ‘Los reyes del estanque’ y ‘Los reyes del acuario’.

PDM: ¿Cuántos empleos generaron?

C.M.: Esa es otro factor interesante con la apertura del centro comercial. Nosotros, en nuestro pico más alto de construcción, dimos empleo a 1.200 personas, pero solo Carulla que ya está en funcionamiento genera  50 empleos directos. Esto es un desafío a la ciudad porque debe capacitar a las personas en vocación de servicio.

PDM: ¿Cuál es la vocación ambiental que ustedes promueven?

C.M.: Hay un convenio con Cormacarena para crear una escuela ambiental y capacitar a los niños de colegios de manera que aprendan a cuidar la naturaleza viendo y tocando las plantas y no solo en un salón de clases. Tenemos el compromiso de mantener las áreas verdes e intervenir lo mínimo, por eso sembramos más de 5.000 plántulas entre guaduas y otras especies para mantener ese eje ambiental y conectara con la montaña. Las piedras que se verán son naturales.

PDM: Pero tuvieron polémica por las áreas de sesión…

C.M.: Es desconocimiento de lo que está pasando en el centro comercial. Pero en la ciudad no hay una obra que haya pagado sesiones y compensaciones más altas que Primavera Urbana. El año pasado nos cobraron una tasa impositiva de sesiones de  $14.000 millones. Uno aquí  se pregunta: ¿Y otros constructores cómo han negociado?  ¿qué hizo la administración con el dinero de esa compensación?

PDM: ¿Y el debate por el manejo ambiental?

C.M.: Aquí todo el mundo le da la espalda a los espacios naturales y a los caños. Ninguna otra constructora en la ciudad ha integrado la naturaleza al proyecto como nosotros. La mejor respuesta que podemos dar a quienes nos critican en lo ambiental es: vayan y den un recorrido por los senderos ambientales del centro comercial. Eso desvirtuará cualquier comentario.

PDM: ¿Cuál es su siguiente proyecto?

C.M.: Todo se realiza a base de sueños. Este era un sueño que quería realizar y ahora estoy enfocado en eso, ya vendrá el siguiente sueño para hacer realidad, lo cierto es que será diferente. Esta región tiene grandes posibilidades para hacer cosas diferentes, además porque algunos constructores locales prefirieron contratar con la Gobernación y no desarrollar proyectos privados.