‘Trabajo para ayudar, no para ser popular’: Cangrejo

Enrique García Cangrejo

Muchos lo conocen por ser el reportero que todas las mañanas da el informe del estado de las vías en Villavicencio o las noticias judiciales en una reconocida emisora. También porque fue corresponsal de Noticias Caracol y Blu Radio por dos años. Sin embargo, quienes son más cercanos, vieron a Enrique García Cangrejo manejando taxi por más de siete años dando vueltas por toda la ciudad y hablando por radioteléfono de fútbol y de su América del alma en medio de los trancones.

Por esa época, ya hacía una labor social que pocos conocen y de la que a él mismo no se ufana, pues, según dice, su interés fue siempre servir a las personas y no “ser popular”. Ahora, como a muchos periodistas, lo picó el bichito de la política y desea llegar al concejo de Villavicencio. Aunque nació en Bogotá, afirma que fue algo circunstancial. “De mis 40 años, he vivido 32 en Villavicencio. Estudié y presté mi servicio militar aquí en la región. Durante siete años recorrí en taxis la ciudad y aprendí a conocerla por dentro. Sin ser presumido no hay una sola zona de Villavicencio que no conozca.

Eso me sirvió para saber cuáles eran los problemas de la ciudad”, dice Cangrejo, como es conocido. Para llegar al periodismo, cuenta que una vez, siendo taxista, recogió a un periodista llamado Hernán Barrera, quien tenía un programa en Ondas del Meta: “como varias veces le presté el servicio, nos volvimos amigos y una vez me invitó a cabina y ahí empecé a engancharme. Luego, con el periodista deportivo, Oscar Donny Gómez, también trabajé.

Ya llevo 15 años como periodista y actualmente estoy terminando de estudiar Comunicación Social”. Aunque dice que ha sentido rivalidades en el oficio, asegura que se trata de demostrar con trabajo que no está por casualidad en los medios de comunicación. Pero si algo le conceden quienes conocen a ‘Cangrejo’ es su voluntad para salir adelante.

Con esfuerzo terminó su bachillerato cuando tenía 25 años, luego empezó a leer revistas, libros y periódicos para aprender a expresarse de manera correcta ante los micrófonos y ahora, realiza su tesis de grado para obtener su título como comunicador social. Aunque dice que nunca contempló la política como labor profesional, pues dice que la politiquería acabó con la credibilidad de quienes sí tienen buenas propuestas, ahora que hace campaña para llegar al concejo dice que sí se necesita que más ciudadanos se involucren a los temas de las elecciones para acabar con las malas prácticas.

“Creemos que quienes nos van a solucionar son los políticos de siempre o sus hijos porque a Villavicencio la ven como una finca que se hereda de generación en generación. Por eso hago política de una forma diferente; sin prometer nada que un concejal no pueda cumplir. Quiero recuperar la credibilidad perdida de la política bien hecha”, afirma.

Dice que tiene el mapa de Villavicencio en su cabeza y que por eso desea desarrollar compromisos que pueda cumplir y llegándole a la gente con compromisos que se puedan desarrollar de acuerdo a los planes de desarrollo de la administración. “Un concejal no puede ofrecer planes de gobierno a la gente.

El concejal no es ordenador del gasto, eso lo debe saber el ciudadano para que no se ilusione. Un concejal sí puede impulsar proyectos e iniciativas sociales desde su curul”, manifiesta el periodista. En este sentido, dice que la experiencia de haber sido taxista le dio la idea clara de los proyectos en los cuales trabajar: madres cabeza de hogar, mejoramiento de la movilidad y la recuperación de espacios deportivos con seguridad.

Manifiesta que el dinero no puede ser una limitante para adelantar los recursos, pues se debe acudir a dineros “No soy político, simplemente quiero ser un ciudadano de trabajo; si como periodista pudimos hacer algo por la gente, desde un concejo creo que podemos hacer más. Mi línea será de control político fuerte, pero acompañado de propuestas. En mi labor de periodista no solo in formaba sino que aprendía escuchar a la gente, creo que eso es una ventaja”, anota.