Un ‘Cimarrón’ aún más tradicional

A Carlos Rico le gustaría en algún momento de su carrera ser homenajeado en el Festival Internacional del Joropo porque cree que es el mayor orgullo de un cantante llanero, pero dice que debe trabajar mucho por ello.

El artista araucano confiesa que en su más reciente producción busca las raíces del folclor que lo llevaron a ser reconocido en la escena musical.

La canción ‘El propio cimarronero’ marcó el comienzo de la carrera musical de Carlos Rico, conocido en los Llanos colombo-venezolanos como el ‘Propio Cimarronero’, tras ganar el festival del Cimarrón de Oro en el año 1997, hace ya 22 años.

Desde aquel momento, el artista araucano se dejó seducir por el público y los escenarios, que lo atraparon desde niño, y a los que llegó de la mano de su padre, el cantante y compositor Joaquín Eduardo Rico Gallardo, con el que compartía el amor por el canto y la música criolla.

Aunque en un primer momento su pasión estuvo centrada en interpretar el arpa, el cuatro y las maracas, el cantante halló su verdadera vocación: el canto.

“Me fue gustando más el canto porque tal vez es lo que Dios tenía para mí, quizás no era tan bueno ejecutando instrumentos como cantando, entonces se fue quedando atrás esa parte de instrumentista y me logré consolidar en el canto”, recuerda el cantante.

Y hoy, gracias a su constancia y al trabajo que ha realizado a lo largo de los años continúa cosechando éxitos; su más reciente trabajo musical se denomina ‘Carlos Rico más tradicional’.

 “En este disco quiero dar a conocer las raíces llaneras, las raíces del joropo.  Este trabajo musical es hecho con el alma de los que empezaron a tocar música llanera, con la tradición de 50 años atrás”, señaló el artista a Periódico del Meta.

De su nuevo trabajo musical dice que les gustan todas las canciones que están incluidas, pero destaca ‘Antología’ y ‘Sabaneando’. De esta última, señala que quienes la escuchen sabrán que es una canción de la vieja guardia, como las que se hacían hace más de cuatro décadas en el Llano, y que escuchaban y entonaban los abuelos en las noches frías de sabana.

 El artista, con más de 30 años de carrera musical, tiene grandes expectativas con este nuevo disco. “Espero que el público lo reciba bien, pues hemos trabajado duro en este nuevo sencillo, en el que hemos decidido volver a las raíces del folclor llanero, y con el que quiero que me sigan identificando como el “Propio Cimarronero”, detalló el cantante.

En los próximos meses su tiempo girará en torno a la promoción de su nuevo disco. Su gira iniciará por todo el Llano y luego buscará hacerlo en todo Colombia como ya lo ha hecho en diversas ocasiones, pues este es su decimoprimer trabajo musical.

Su primer disco lo grabó en el año 1989, el cual tituló ‘Enamorándote’, en el mismo incluyó la canción ‘El caballo cedraleño’. El artista recuerda que esa canción fue un éxito y le abrió las puertas en la casa disquera Chiriguare, con la que permaneció por más de cinco años y donde produjo otros tres discos, entre los que se destacan ‘Pa’ mi gente’, grabado en 1991.

Además de acumular 11 álbumes en su trayectoria musical, el artista llanero es ganador de innumerables festivales en Colombia y Venezuela, entre los que se destacan, el Cimarrón de Oro, Cimarrón de Cimarrones, Festival Internacional la Voz del Alma Llanera, Águilas Blancas, Festival de las Siete Llanuras, Carrao de Oro, Festival Internacional del Joropo, entre otros.  

Aunque se ha presentado en innumerables festivales y ha compartido tarima con los grandes de la música llanera, anhela hacer una canción con los cantantes venezolanos Francisco Montoya y José Linieros, pero también con el maestro Juan Farfán en Colombia y Tirso Delgado, artistas que admira y que fueron su modelo a seguir en sus años de juventud, al igual que con su padre, a quien también admira y respeta.

“La relación con mi padre siempre fue muy buena, porque fue a quien le aprendí a ser un artista y es mi amigo, es la persona que me formó un hombre y una persona decente”, dice el cantante llanero.

Agrega que “hay que trabajar todos los días por el objetivo que uno persigue. Los artistas debemos trabajar todos los días por nuestra música que es la que todos los días debe crecer”.  

El llanero se siente orgulloso de sus logros, pero también del nombre que ha construido a lo largo de los años, por eso dice que le agrada que en cada rincón de la Orinoquia lo conozcan como el “Cimarronero”, pues este es un seudónimo que lo hará trascender en el tiempo.

Publicidad