‘Un paso’ para salvar vidas en Villavicencio

Siniestros viales se reducen en Villavicencio gracias a campañas, pero la imprudencia sigue siendo una amenaza para la seguridad en las calles.

Aunque a algunos no les ha gustado la instalación de reductores viales en varias de las principales avenidas de la ciudad, en especial a los conductores que argumentan daños a la carrocería de sus vehículos, lo cierto es que la Agencia Nacional de Seguridad Vial insistirá en seguir poniendo estos elementos en Villavicencio para evitar más tragedias en las calles.

Y pese a que la cifra de siniestros se redujo en los últimos años, gracias a las campañas de pacificación de tráfico en la ciudad, la imprudencia sigue siendo la principal causa de muertes en la capital del Meta. Según cifras del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, entre 2016 y el primer trimestre de 2019 murieron en Villavicencio 285 ciudadanos en accidentes viales, la mayoría de estas muertes se presentaron en moto (170).

Los peatones siguen siendo los actores más vulnerables en las calles, pues en este periodo hubo 58 víctimas. Sin embargo, las cifras se han reducido con respecto a los años 2012 y 2015 donde fallecieron 451 ciudadanos en accidentes de tránsito en la capital del Meta. Del total de víctimas fatales, 212 viajaban en moto y 94 fueron peatones.

El Observatorio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial señala también que para el año 2018 la tasa de lesionados por cada 100.000 habitantes fue de 107,19. Esta cifra es la más baja en el registro histórico de Villavicencio, frente años como 2012, donde las cifras de lesionados en las vías de la ciudad alcanzó un número de 153,74 heridos, y al 2015, que registró una cifra de lesionados de 161,21 ciudadanos.

La disminución en los siniestros viales también se vio reflejada en la tasa de víctimas fatales que se registró en ese mismo año en Villavicencio, donde fallecieron 91 personas en las vías de la ciudad. Aunque la cantidad de muertes fue menor frente a otros años, estas cifras se situaron muy cerca de la tasa del año 2006 cuando el parque automotor en la ciudad era menor al que se registra a la fecha en Villavicencio, donde hay cerca de 123.594 vehículos, de los cuales 82.740 son motocicletas, 36.371 son vehículos particulares, 2.811 son buses y 1.663 automotores de carga pesada.

Ante esta reducción Jimena Rivera, asesora de la Secretaría de Movilidad del municipio, destacó la importancia de la implementación de las medidas de pacificación de tránsito que adoptó el gobierno local en la capital del Meta, que aunque han generado inconformismos entre la ciudadanía han dado resultados positivos, y a su vez, la efectividad de las campañas de prevención y las charlas en las carreteras con conductores. A ellas han asistido cerca de 200 conductores en lo corrido del año. Para la asesora, los inconformismos que se han suscitado entre los villavicenses no se dan por la implementación de reductores de velocidad en diferentes puntos de Villavicencio, sino por la falta de cultura vial que hay en la ciudad, donde la imprudencia sigue siendo la principal causa de muertes.

Los reductores fueron ubicados de acuerdo al mapa de calor y que fueron calificados como críticos, o por las cámaras de detección de velocidad que también se implementan en las carreteras de la ciudad para evitar excesos de velocidad en zonas no permitidas, Rivera reconoció, no obstante, que no es suficiente una reducción de 166 muertes y lamentó que estas se hayan originado por conductas como no respetar las normas.