jueves, 25 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Jueves 5 y 6

Una ‘tarea’ por resolver | Editorial


Una ‘tarea’ por resolver | Editorial 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Con cerca de 31.000 estudiantes que perdieron el año en 2021, Meta ocupa el octavo puesto entre 32 departamentos con más alta tasa de reprobación del año escolar en el país, apenas superado por departamentos como Vichada, Guainía, Chocó y Vaupés. En el país, perdieron ese año cerca de 643.000 estudiantes.

Estas son las cifras más recientes del informe del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana, el cual analizó los indicadores de eficiencia educativa en Colombia en tanto cobertura, reprobación, deserción y aprobación en los colegios.

Cuando los estudiantes pierden el año, hay desmotivación de los jóvenes y de sus familias, la repetición del año escolar es vista como sinónimo de “vagancia”, lo que genera que se retiren de la institución educativa. Las familias pierden en promedio tres millones de pesos en gastos de transporte, útiles, informes, alimentos etcétera.

Justamente, en el informe del Laboratorio de la Universidad Javeriana, se revela que nuestro departamento ocupa el puesto 15 entre los departamentos que más tienen deserción en sus instituciones educativas.

De los 333.000 estudiantes que desertaron del sistema educativo en Colombia, el Meta tuvo cerca de 17.000 alumnos que decidieron no regresar a las aulas. Los hombres en secundaria son los que más desertan en comparación con las mujeres.

La eficiencia interna del proceso educativo, desde el primer curso de la educación inicial hasta la culminación de la escuela en la media (grado 11), se mide por medio de tasas como la cobertura, la aprobación, la reprobación y la deserción. Por eso estas cifras deberían alertar sobre lo que podría estar pasando en el Meta en materia escolar.

De otro lado, en momentos en que surgen inquietudes por la influencia negativa y el uso de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana de los jóvenes por lo que no podemos alejarlos de las aulas.

Para los investigadores, del LEE, es claro que el seguimiento con estrategias de nivelación o tutorías, a los estudiantes rezagados, además de dar acompañamiento psicosocial a los repitentes, incitando en el empoderamiento de las habilidades socioemocionales, son respuestas que deberían asumir las instituciones educativas.

El tema va más allá de lo anecdótico en el sentido de perder el año, pues muchos deciden nunca más estudiar. Por eso, la recuperación emocional de los desertores es clave no solo por parte de la escuela sino de las familias. Es esta población la que, según los investigadores, está expuesta a mayor probabilidad de trabajo infantil, y de riesgos como el consumo de sustancias psicoactivas, delincuencia juvenil o reclutamiento forzado.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales