Una tragedia que se puede repetir

Sumado a la situación de riesgo por la posible caída del árbol, actualmente los niños reciben clases en el salón de danzas, pero por la humedad esta aula no cuenta con los pupitres. Por esta razón los menores realizan su labor escolar en el piso

En abril del año 2009 en Villavicencio, debido a la fuerza de los vientos y la temporada de lluvias, se desprendió parte de un árbol cerca al salón de transición del colegio público Buenos Aires, en el barrio las Américas. Allí recibían clases 35 niños entre los cuatro y seis años de edad; en el hecho se produjo la muerte de Estefanía Cifuentes Gaitán, de tan solo cinco años y dejó a 19 menores de edad heridos.

Después de nueve años, estas amenazas siguen siendo latentes en algunas sedes educativas. Al menos así lo han alertado los padres de familia de estudiantes del grado 4-1 del Colegio John F. Kennedy Sede Jardín Nacional del barrio La Esperanza en Villavicencio, que denuncian el riesgo que representa una palma que está a punto de caer sobre las instalaciones donde estudian 43 menores.

De acuerdo a versiones entregadas por algunos padres de familia, hace un mes una docente del curso le informó al rector de la institución la problemática que se presenta con esta palma. Ante la queja, Alberto López Rey, rector del plantel, escribió un oficio a la Alcaldía en el que dio a conocer el riesgo que corrían los alumnos.

De acuerdo con los padres de familia, por esta situación, al colegio lo han visitado funcionarios de Cormacarena y también de la Secretaría de Medio Ambiente del municipio, en total han sido ocho inspecciones en las cuales se toman fotos a la palma y evalúan la situación. Hasta ahora no ha habido ninguna respuesta, salvo que no hay disponibilidad de las canastillas especiales para recoger la planta, aseguran los padres de familia.

Ante la tardanza, los padres han radicado tres derechos de petición al colegio, el cual les da como respuesta que no están siendo escuchados por el gobierno municipal y que como padres deben ir ellos a presentar el oficio ante la Alcaldía.

Periodicodelmeta.com se comunicó con el secretario de Educación del municipio, Daniel Beltrán, quien afirmó desconocer el asunto: “No tengo conocimiento del tema, pero eso le compete a la oficina de Control Físico o en su defecto a la oficina de Gestión de Riesgo”, manifestó el funcionario.

Por su parte, el secretario de Control Físico, Feyer Vargas, aseguró que el trámite es con la Secretaría del Medio Ambiente. “En esa dependencia solicitan el permiso para la tala del árbol, luego la Secretaría de Infraestructura envía un carro canasta y lo demuelen”, dijo.

Por su lado Jennifer Aroca, secretaria de Medio Ambiente del municipio, reiteró que ya se habían realizado visitas al lugar, y aseguró que la responsable de la tala de la palmera es la Secretaría de Infraestructura.

Este medio intentó comunicarse varias veces con Diana Vigoya, titular de la dependencia de infraestructura, pero no fue posible hacer el contacto con ella. Sin embargo, funcionarios de la Secretaría consultados por este medio, manifestaron no tener conocimiento del tema.

Sumado a la situación de riesgo por la posible caída del árbol, actualmente los niños reciben clases en el salón de danzas, pero por la humedad esta aula no cuenta con los pupitres. Por esta razón los menores realizan su labor escolar en el piso.

Según padres de familia que denuncian los hechos, varios niños no están asistiendo a clases porque se encuentran enfermos debido a las condiciones del sitio.