Normalizado servicio de agua en Villavicencio

Las fuertes lluvias con tormenta que cayeron el sábado en la noche sobre la Cordillera, generaron crecientes súbitas con gran cantidad de material de arrastre, que taponaron la bocatoma de          Quebrada La Honda. Sin embargo  entre la tarde y noche de ayer (domingo), la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) normalizó el suministro de agua potable en la ciudad.

Las lluvias habían ocasionado el taponamiento, con piedra y lodo, de las rejillas de captación de agua en dicha bocatoma, por lo que tuvo que suspenderse el envío de agua a la planta de tratamiento de La Esmeralda y, consecuentemente, la distribución por las redes a los cerca de 111.000 usuarios de la ciudad.

 

Como consecuencia del aguacero, no solo quedó fuera de servicio la bocatoma de Quebrada La Honda, principal fuente de captación del acueducto de Villavicencio, sino que también estuvieron fuera de operación las bocatomas del caño Grande, que abastece de agua al sector de Montecarlo Bajo, y del caño Blanco, que surte del líquido a La Madrid.

Jacobo Matus, gerente de la EAAV,  indicó  que la tubería de la línea de aducción y los trabajos recientemente hechos no se afectaron y explicó que se trata de las eventualidades que pasan por el invierno y “por la fragilidad del sistema actual que heredamos”.

Adicionalmente el gerente de la empresa dijo que la estación de bombeo de Bavaria, la que habitualmente entra en servicio cuando la bocatoma falla, estuvo fuera de servicio por falta de fluido eléctrico desde el sábado. Además  la bocatoma de Caño Grande, que abastece Montecarlo Bajo, tampoco funcionó,  ya que se encuentra cerrada por taponamiento. Finamente, la de Caño Blanco estuvo  cerrada por falta de fluido eléctrico.

 Sin embargo, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio confirmó que en el transcurso del domingo la situación se fue normalizando en todos los puntos de la ciudad.