Villavicencio paga la segunda gasolina más cara del país

A partir del tres de noviembre del año en curso varias ciudades del país afrontaron una nueva alza en el precio de los combustibles, luego de que el Ministerio de Minas y Energía autorizara un incremento de 112 pesos en el galón de gasolina corriente y de 110 pesos para el de ACPM.

De acuerdo a la nueva resolución, las estaciones de servicio pueden cobrar 8.000 pesos por galón en ciudades como Ibagué (8.003 pesos), Pereira (8.026 pesos), Manizales (8.027 pesos), Sincelejo (8.033 pesos), Cali (8.053 pesos), Neiva (8.081 pesos), Montería (8.083 pesos) y Armenia (8.086 pesos).

En el caso de Villavicencio, el precio de referencia de la gasolina quedó estipulado en (8.146 pesos), mientras el del ACPM pasó a (7.601 pesos), precios que sólo son superados por la ciudad de Tunja, donde el combustible por galón cuesta (8.180 pesos) y el ACPM (7.635 pesos).  Este incremento además de levantar polémica entre los gremios transportadores del Meta es contradictorio, ya que el departamento es el primer productor de petróleo en el país.

Con respecto a las nuevas tarifas Thomas Prada, presidente de la Asociación de Camioneros del Meta, indicó que “Es increíble que el Gobierno nacional haya tomado la determinación de adjudicar precios tan altos al combustible en el Meta, después de haber incrementado en un 302 por ciento las tarifas de los peajes de Casetabla y Yucao. Con estas alzas los que se ven afectados desde el primer momento son los transportadores”, sostuvo el transportador.

 Al tiempo que agregó: “En el mes de mayo el Ministerio de Minas y Energía aumentó los precios de los combustibles; pasados seis meses vuelven a incrementar las tarifas y Villavicencio sigue pagando una de las gasolinas más costosas del país. El constante aumento en el precio de los combustibles nos afecta demasiado, pues se pierde utilidad en el negocio y generación de ingresos”.

Además, el líder gremial hizo énfasis en que pese a que el Gobierno nacional había asegurado que el alza en el precio de los combustibles no afectaría ningún sector, la situación es  complicada “ El incremento de los combustibles afectado todos los sectores de la economía en el Llano, pues  los costos de producción subieron, razón por la cual los consumidores tienen que pagar doble y esto afecta de manera directa al transportador, que   tiene que minimizar sus costos y otorgar beneficios   económicos, cuando el precio de los fletes no aumenta”.

Ante este panorama Óscar Vanegas, docente de la Escuela de Petróleos y Geología de la Universidad de Santander, explicó por qué el Meta siendo el primer productor de petróleo del país, tiene la segunda gasolina más cara de Colombia. “Estos incrementos se dan porque el precio de los combustibles dependen de la distancia a la que se encuentre el punto de consumo de la refinería que los produce; pues el costo de transporte es lo que hace que el combustible incremente”.

Con relación a esta dificultad y la masificación del macroproyecto con el que se planea construir una refinería en el Meta, Vargas explicó: “Las refinerías son y deben ser construidas en un puerto marítimo para que sean competitivas en el mercado mundial. Una refinería en el interior del país no es viable, pues el mercado no es suficiente para la producción mínima que debe darse para que cierre financieramente. Esto significa que el Meta no tiene la demanda suficiente de combustibles que hagan viable una refinería. Si se construye, habrá excedentes de combustibles y otros refinados que deben salir al mercado internacional, que por el costo de transporte hasta el puerto, no los hace competitivos en ese mercado. Esa es la razón por la cual Ecopetrol no ha repotenciado la refinería de Apiay ni la de Barrancabermeja”. 

Así mismo, el experto hizo un pequeño análisis de por qué en los departamentos no productores de petróleo el precio de los combustibles es menor, “los departamentos fronterizos como Arauca, Vichada, Nariño, Norte de Santander, Guajira, Cesar, entre otros, tienen una excepción dada por la ley de frontera, para evitar el contrabando de combustibles. En dichos departamentos, los combustibles están subsidiados por el Estado.

En este punto habría que preguntarse ¿Por qué si el precio del petróleo cayó, el costo de los combustibles subió en el departamento del Meta, si este precio está amarrado al precio internacional del crudo? Frente a este interrogante Vanegas explicó:” la fórmula para el precio de los combustibles está amarrado al precio internacional del crudo, pero desfasado un mes. Desde junio el precio internacional del crudo ha venido subiendo desde los 26 dólares hasta más de 50 dólares el barril. Esa alza se verá reflejada en el aumento del precio de los combustibles, hasta este mes. El próximo mes bajará el precio de los combustibles, puesto que desde hace un mes, el precio internacional del petróleo ha vuelto a la baja”.