Vuelve al colegio la ‘Historia patria’

Después de 20 años la clase de historia retornará a las aulas como materia independiente. La medida no podrá afectar la intensidad horaria de las áreas de Matemáticas, Cienci y Lenguaje.

En 1994 el gobierno de César Gaviria firmó la ley 115, o Ley General de Educación, por medio de la cual se eliminó la clase de historia patria del plan de estudios de los colegios colombianos y se convirtió en la asignatura que hoy se conoce como ciencias sociales, que abarca la geografía, democracia, constitución política e historia en un solo módulo.


La medida, que fue criticada por educadores e historiadores colombianos por más de 20 años, creó para muchos una generación de analfabetas históricos, razón por la cual, en el año 2017 se realizó una reforma a la Ley de Educación que convierte en obligatoria esta materia para todos los colegios del país.


El decreto, firmado por Juan Manuel Santos, señala que la nueva materia no puede afectar la intensidad horaria de las áreas de Matemáticas, Ciencia y Lenguaje. Y busca , entre otras cosas, que la asignatura no se quede en enseñar solo datos y fechas históricas sino que ayude a formar el pensamiento crítico de los estudiantes, y a su vez, cree una identidad nacional en los jóvenes.


Periódico del Meta conversó con algunos profesores e historiadores de la región para saber qué tipo de historia de Colombia están contando los colegios de Villavicencio y sí en las aulas se cumplen los lineamientos que establece la norma.


Nubia Morales, maestra de ciencias sociales en el Bachillerato Femenino, dice que la clase de historia siempre ha estado presente en los planes de estudio de esta institución y se dicta siguiendo los lineamientos del Ministerio de Educación.


“La historia jamás se ha perdido en esta institución, siempre ha estado presente en los planes de estudio, sin embargo, si hay que profundizar en ella, teniendo en cuenta la nueva norma, se hará”, indicó la docente.


Sobre la manera como se está contando la historia, la maestra señala que se hace en un contexto actual e informativo, que le permite al estudiante no solo hacer un contraste entre lo que se vivió en el pasado y lo que se vive en la actualidad, sino generar una crítica social y una identificación plena de ciertos hechos de la historia nacional.


La docente agrega que además de este proceso de retroalimentación, hoy los estudiantes tienen la posibilidad de conocer la historia de una forma más real, ya que acuden a la tecnología, que sirve no solo para mostrar datos, reseñas, imágenes y vídeos, sino para conocer las perspectivas de muchos autores que han contado la historia desde diferentes épocas y han realizado análisis de las problemáticas que se vivieron en ese momento.


Pero, ¿Por qué es tan importante reestructurar el plan académico de los colegios para dictar una materia como la historia?


Para Óscar Pabón, comunicador social e historiador, el estudio de la historia es fundamental en los jóvenes y debe hacerse desde un contexto regional, (microhistoria), y luego si nacional (macrohistoria), para que tanto las presentes generaciones como las nuevas comprendan la complejidad de los hechos ocurridos en el país en las últimas décadas.


“Los jóvenes que hoy están en Universidades no tuvieron la oportunidad de conocer a fondo la historia de su región y mucho menos la nacional, porque en sus planes de estudio no estaba incluido una investigación tan detallada, pero seguramente con la introducción que hace el Ministerio de la asignatura de historia, los jóvenes que hoy están en la escuela comprenderán y analizarán mejor los hechos que han sido relevantes para el país a través de la historia”, dice Pabón.
Y agrega, que el regreso de la clase de historia a las aulas permitirá forjar una identidad nacional en los estudiantes, ya que tomarán conciencia de los ciclos pasados del país.