¿Y propuestas cuándo?

En Bogotá, el tema de campaña para los candidatos a la Alcaldía es la construcción del metro; en Cartagena, la polémica entre aspirantes ha girado en torno al POT y la Planeación de ciudad para no afectar su desarrollo turístico; en Cali, es la seguridad y la movilidad; en Medellín, el desarrollo sostenible, ¿y en Villavicencio?

Hay 11 candidatos y llevamos casi un mes de campaña fuerte y aún ninguno ha mostrado la línea gruesa de su propuesta de trabajo, pero tampoco la ciudadanía o los medios de comunicación se los hemos exigido. Sin duda no es por falta de problemáticas para abordar, porque líos por resolver en la ciudad quedarán varios después del próximo 31 de diciembre.

Aún en medio de una sensación de inseguridad entre la ciudadanía, agravada por el asesinato de dos jóvenes el fin de semana al momento de atracarlos, tal vez el más importante de los temas es del sistema de acueducto de Villavicencio y las soluciones de fondo que se proponen ante un tema que lleva más de 20 años sin resolver.

No es el momento de hacer el balance del alcalde Wilmar Barbosa, pero al menos dejará la primera fase de una nueva bocatoma que, en parte,  resolverá la escasez del líquido en temporadas invernales tan fuertes como la que estamos viviendo. Sin ser solución definitiva, es lo más cerca que hemos estado de poner punto final a la inestabilidad del sistema de acueducto. Es de aclarar, si bien es importante, el nuevo punto de captación de agua será únicamente para casos de emergencia y operativa en invierno, pues en verano el líquido escaseará en el sector.

Pero ese apenas es uno de los temas en los que los candidatos ya deberían fijar su publicidad y sus esfuerzos para que la gente los escuche; tampoco sabemos aún las propuestas para resolver el problema del alumbrado público y quién entrará a operar el servicio; peor aún, desconocemos las ideas de los candidatos con relación a mejorar la movilidad en la ciudad; tampoco la manera de mejorar la educación y la malla vial…en fin.

Claro, ahí están ya publicados los programas de gobierno y un ciudadano juicioso que valore su voto, podrá empezar a comparar los planteamientos, pero sería interesante escuchar de voz de los candidatos soluciones audaces con miras a gobernar la ciudad.

A cambio, en las campañas nos hemos quedado con los lugares comunes como visitas a barrios; ‘cenefatones’ para los carros; reuniones con comunidades y giras a medios. Sabemos que varios de los aspirantes son desconocidos para la ciudadanía y deben posicionar su imagen primero, pero ya es hora de poner a sonar sus propuestas a los grandes problemas de ciudad.