Menu

    

Luis Silva, ‘El barinés de oro’

Como cualquier persona, pero en especial él “que es artista y afloran los sentimientos de manera espontánea”, dice que le duele lo que pasa en su país. Asegura que Colombia pronto hallará la paz.

 

Luis Silva estuvo en nuestro departamento hace unos días para presentarse en el Festival de Mesetas; en Villavicencio se reunió con la Gobernadora Marcela Amaya y tuvo tiempo para encontrarse con Periódico del Meta.

El artista, quien celebra este mes de 35 años de carrera musical en el joropo, dice que le duele lo que pasa en su país con las muertes que se han producido durante las protestas de las últimas semanas pero siente que pronto habrá una salida a esta crisis que se ha generado en Venezuela.

Asegura que le emocionó cantar en una tierra que como Mesetas y el Meta están buscando la paz de una forma tan incondicional y pese a los problemas insisten en salir adelante.

“Esta siempre ha sido una zona especial para la paz. Como artista quiero decir que tengo fe y confianza en Colombia porque su gente va a superar esos obstáculos y pruebas para conseguirla la paz y pasar la hoja del dolor, para que esta tierra brille hermosa con las oportunidades que necesitan sus habitantes. Así como mi país que está viviendo una situación muy dolorosa, esperamos que Dios meta su mano y haga su voluntad en ambos países”, dijo a Periódico del Meta el artista nacido en Barinas.

 

Añadió que “tengo fe que juntos superaremos los problemas y va a ser muy pronto, para bien de la comunidad”.

Silva sostuvo que los artistas se afectan más pues suelen ser sensibles a lo que ocurre con la realidad del mundo y no se pueden abstraer a esas tragedias que viven las naciones.

“Como artista, con mucha tristeza y con sentimiento me duelen esos procesos. Cada vez que en Colombia sucede algo en contra de la paz o como nosotros (los venezolanos) que  hemos aguantado y estamos aguantando la prueba dura de nuestra vida, mas estamos esperanzados porque Dios tendrá misericordia y sabemos que la lucha es peleando con fe”, recalcó el cantante de joropo romántico.

Es más, según contó, ya tiene algunos temas grabados en los que habla de Venezuela, su situación, pero también de sus costumbres, su riqueza y sus cosas maravillosas.

“Dentro de poco lo estaremos lanzando y aspiro a que sea un aliento de esperanza, el ánimo que necesita el pueblo”, dijo Luis Silva.

Trabajo constante

Sostiene que está pasando por una etapa muy productiva de su vida artística, por lo que está dedicado 100 por ciento a su carrera como cantautor, aunque admite que a veces son pocos los momentos que le puede dedicar a la intimidad de su hogar.

“Son pocos los momentos que tenemos de disfrutar. Obviamente cuando llego a Valencia, en el Estado de Carabobo, que es donde estoy viviendo, siempre le brindo atención a mi familia, mis hijos y con mis amigos. Con ellos trato de volver a los juegos tradicionales”, asegura el artista.

Bolas criollas, gurrufío y trompo, son algunas de los juegos que a Luis Silva le gusta compartir con sus hijos y sus amigos pues, afirma, lo hacen recordar su niñez.

Por eso, aunque casi todo el tiempo se le va cantando, de concierto en concierto y de país en país, tiene algunos que le dedica completamente al descanso y disfrutando la compañía de sus amigos.

“Para permanecer en este negocio de la música uno siempre debe estar creando y buscando canciones. Y con los años me complace decir que sigo hallando la inspiración en la mujer: ese es el motivo más grande aunado de las cosas maravillosas de Dios y de las costumbres llaneras”, manifestó.

El comienzo

Silva dice que lo más duro de recorrer la senda artística fueron los inicios porque, literalmente, había días que no comía y los zapatos le duraban apenas un mes porque los usaba para todo.

“Como muchos, mis inicios fueron andando de tasca en tasca y de restaurante en restaurante presentando mi música gratis y pasando el cuatro para que le echaran moneditas. Pero veo que uno debe pasar por estas pruebas ara que cuando sean superadas contarlas con alegría y no con rabia”, afirma el venezolano.

De su casa en barinas sale a buscar futuro y así llega a Maracay, que entre tropiezos y aciertos, con bastantes problemas logra subsistir con el anhelo de poder vivir de la música algún día. 

Y es que Silva a su manera también fue ‘un chino de los mandados’ en Venezuela pues le tocó ser electricista, albañil y carpintero, entre otras.

“Nunca pensé que fuera un cantante famoso, pero mi padre fue un apoyo muy fuerte para creer en mí mismo y en mis capacidades. Pero hoy digo que el joropo no es la fama”, dice.

 

Leer más ...

Recia campeona

Tiene tres motores en la vida: su familia, la vaquería, y su carrera profesional. Juntas hacen que tenga la valentía enfrentar las pruebas del trabajo de llano.

 

A los ocho años inició su actividad de montar a caballo, una afición que surgió luego de que su madre, María del Socorro Forero, trabajara en la Liga de Coleo del Meta. Ella y su esposo, Abraham Rodríguez, le inculcaron el amor por la vaquería, por el mundo de los caballos y las competencias.

De niña practicó baloncesto y fue parte de la Banda Marcial del colegio Jhon F. Kennedy de Villavicencio donde estudió primaria y secundaria. Es una amante de la comida típica llanera y de la mojarra frita.

La reciente campeona del Concurso de la Mujer Vaquera se describe como una mujer honesta, responsable y alegre, siempre proyectada hacia sus objetivos. Uno de ellos es, este año, poner en marcha su propia lechería.

“Me gusta obtener con mis propios méritos las cosas, y así tener una estabilidad económica para organizar a futuro una familia”, expresó la llanera.

La vaquería de rodeo es considerada por muchos como un deporte familiar en la que se practican varias competencias, entre ellas lazo, barriles, y varas (postes). Cuando el nombre de la disciplina está acompañado por el término “abierto”, significa que la competencia es mixta, es decir, participan hombres y mujeres. El tiempo es el factor determinante para definir a los ganadores.

Sus primeros pasos en el mundo de la vaquería, los dio en la Escuela de Equitación Pesebreras de Catama, y aunque su familia no contaba con los recursos económicos para que tuviera su propio caballo, esta situación no fue impedimento para participar en diferentes competencias.

“No fue fácil ser competente con caballos que debía adquirir prestados, y que no contaban con todas las características para el logro de sus metas y resultados. Debido a lo anterior, dejé un tiempo de montar y de competir, y entré a la universidad”, recuerda la vaquera.

Tiempo después, tuvo una yegua con la cual retomó la actividad de montar, y la posibilidad de obtener algunos premios que hoy recuerda con especial aprecio:

 “Gané en varas y barriles abiertos en el Primer Festival Llanero en Villavicencio; en la Feria Cuarto Milla en Bogotá, quedé campeona en varas; y en el Encuentro de Vaquería 2017 en Cumaral, fui la campeona en varas y barriles”, aseguró.

Se destacó en estas dos disciplinas en sus últimos eventos hasta coronarse campeona en el pasado Concurso de la Mujer Vaquera con un puntaje de 109 puntos, con rivales nacionales e internacionales.

“Esta vez lo logré a lomo de ‘Mandarino Rey’, un caballo puro con registro, acreditado y muy inteligente. Dedicamos tiempo y esfuerzo para entrenarlo nosotros mismos”, explicó.

La campeona admite que la vaquería es un deporte costoso, y para ello trabaja arduamente con su familia, quien la acompaña en sus competencias, al igual que su novio, con el que lleva varios años de relación. Su hermano de seis años también es vaquero, al igual que Abraham, su padre adoptivo.

Aparte de la vaquería, Leidy disfruta hacer otras cosas como ver películas en familia, y colaborar en las actividades empresariales familiares, las cuales, están relacionadas con la acuicultura de peces.

Hace pocos días, la campeona fue invitada a la V Copa Nacional de Rodeo realizada en Rionegro (Antioquia), en la que se dieron cita más de 200 vaqueros de todo el país. “Quedé en el tercer puesto en barriles abiertos, y en el segundo en  postes abiertos”, expresó con satisfacción, luego de su logro es este encuentro de vaquería.

 

DATOS VITALES

Leidy Stephanie Correa Forero, nació en Villavicencio el 12 de diciembre de 1990. A sus 26 años, es egresada del programa Administración de Empresas Agropecuarias de la Universidad Santo Tomás, y actualmente trabaja como Técnica en el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).  

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here