Avanza lucha contra minería ilegal y deforestación en Meta

vereda San Fernando, en Mapiripán, Meta

Con el objetivo de reducir la  deforestación en el Meta, que perdió 33.000 hectáreas de bosque el año pasado a causa de la praderización, los cultivos ilícitos, la expansión de la infraestructura, los incendios forestales, la extracción de minerales ilícitos y la ganadería extensiva, la Fuerza Pública, en el marco de la implementación de la estrategia ‘Burbuja Forestal Ambiental’, impulsada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) en diferentes zonas del país y conformada hace más de 24 meses en el Meta, desarrolló la operación ‘Artemisa’, una nueva ofensiva en contra de la tala indiscriminada y la minería ilegal en la región.

La operación, que se desarrolló en la vereda San Fernando de Mapiripán, Meta, permitió ubicar dos dragas utilizadas para la extracción de minería ilegal, cuatro zonas de aprovechamiento forestal sin los permisos correspondientes,  que afectaban a especies nativas de bosques primarios, y un laboratorio para la producción de pasta base de coca.

“Con la efectiva comunicación entre personal del Comando Aéreo de Combate No. 2 y tropas de la Séptima Brigada, técnicos del CTI, funcionarios de Cormacarena y personal idóneo en el manejo de explosivos de la Policía, se llegó al lugar de las dragas, el cual tenía capacidad para siete personas, contaba con sistema eléctrico y estaban equipadas para la extracción de oro ilegal, avaluadas en 60 millones de pesos”,  indicó el general Ciro Hernán Espinel, comandante de la Fuerza Aérea.

Agregó  que en el lugar también se ubicaron cuatro zonas de aprovechamiento forestal, en las que se hallaron ocho cedros y un achapo de 60 metros de altura y 100 centímetros de diámetro aproximadamente, utilizados al parecer para la elaboración de dragas caseras.

En el mismo lugar, se halló un laboratorio para el procesamiento de pasta base de coca, elaborado en madera y láminas de zinc, que contenían 100 kilogramos de coca picada,110 galones de base de coca en proceso y 88 galones de ACPM, con una capacidad de producción semanal de 25 kilogramos de pasta base de coca, avaluado en 5 millones de pesos.

De acuerdo con el Ejercitó, en  inmediaciones del sector, se erradicó una hectárea de mata de hoja de coca, afectando de manera directa la economía ilícita del Grupo Armado Organizado residual (GAO-R) Estructura Primera.

El material fue puesto a disposición de la Fiscalía Especializada de Derechos Humanos y la Protección del Medio Ambiente n.° 19 para su judicialización y posterior destrucción.