Iglesias de Villavicencio tendrán que esperar más tiempo para reabrir

Foto: El piloto de las iglesias en municipios no covid-19 será de 15 días

Sin contar otras congregaciones, solo la Arquidiócesis de Villavicencio cuenta con 124 parroquias. De este número, 72 se encuentran en Villavicencio.

Aunque el Gobierno Nacional dio luz verde para que por medio de planes piloto se autorice a las iglesias de los municipios sin casos de covid-19 o baja afectación para recibir nuevamente a sus creyentes en los templos, los feligreses católicos tendrán que esperar un poco más para volver a asistir a una ceremonia religiosa en la capital del Meta.

Lea: Meta y Guaviare, con mayor probabilidad de afectación a líderes sociales

“Aunque ya están listos los protocolos que se aplicarán en los templos, todavía no hay fecha para la reapertura autorizada en Villavicencio. Se espera que en el transcurso de la próxima semana se reúnan los entes gubernamentales y la Arquidiócesis para saber de qué forma se van a realizar las pruebas piloto en la ciudad”, informó la Arquidiócesis de Villavicencio.

Por su parte, Camilo Gutiérrez, secretario de Competitividad del municipio, indicó que hasta el momento no ha hecho la solicitud ante el Ministerio del Interior porque está esperando el resultado por parte de epidemiólogos del municipio sobre cómo avanza la curva de contagio de la covid-19 en Villavicencio.

Le puede interesar: Aumentan los casos de cáncer en la ciudad de Villavicencio

Sin embargo, periodicodelmeta.com pudo comprobar que en algunas iglesias de barrios se está citando a los feligreses para inscribirse vía whatsapp y asistir a los cultos o ceremonias de manera controlada, para lo que solicitan estar media hora antes de la celebración.

“El martes tendremos un comité de bioseguridad para revisar el tema, porque no queremos que se presente un problema de salud pública en Villavicencio frente a la curva de contagio que se registra en la ciudad”, indicó el funcionario.

La iglesia explicó, además, que el Decreto 847 de 2020 prevé que sean los alcaldes los que soliciten ante el Ministerio del Interior la reapertura de los servicios religiosos en sus respectivos municipios.

Aquí: Polémica por alcaldes suspendidos en el Meta

“La autorización inicialmente va a ser para municipios ‘no covid’ y en un segundo momento para los covid de baja afectación”, explicó Fernando Álvarez Botero, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC).

Sobre cómo será la reapertura de los templos, el secretario general de la CEC indicó que lo primero que hay que tener en cuenta es que los alcaldes deben tramitar la autorización ante el Ministerio del Interior, certificando, en primer lugar, que su municipio es no covid.

“El Ministerio les dará curso a esas solicitudes. La autorización se pedirá para las diversas confesiones de fe que haya en cada municipio. Los protocolos que se acreditarán, en el caso de la Iglesia católica, son fundamentalmente los que ya ha aprobado el Ministerio de Salud para el pilotaje, a los cuales, sin duda, se le harán ajustes según el resultado de la experiencia”, indicó Álvarez Botero.

Con relación a si los párrocos tendrán que adelantar algún trámite ante las alcaldías municipales para reabrir sus iglesias, Álvarez dijo que desde la CEC se le pide a los párrocos que estén en permanente contacto con las autoridades locales y con las secretarías de Salud, en lo que se refiere al manejo general de la pandemia y a todas las medidas que se vayan tomando.

El Secretario General de la CEC aclaró, además, que los sacerdotes no tienen que acreditar un protocolo distinto del que ya ha sido revisado por el Ministerio de Salud: “desde la Conferencia Episcopal informaremos oportunamente de eventuales ajustes a los protocolos, que resulten de la evaluación de la prueba piloto”.

Protocolos para la reapertura

De acuerdo con los protocolos presentados por la iglesia católica, al ingresar a los templos a los asistentes se les tomará la temperatura, deberán desinfectarse las manos y suelas de los zapatos con alcohol glicerinado. Además, deberán estar sentados con distanciamiento físico de 2 metros, y las sillas estarán ubicadas en zigzag.

El uso del tapabocas será obligatorio para todos los asistentes y el ingreso de niños, niñas y adolescentes estará prohibido. Además, para los mayores de 70 años, o con alguna enfermedad preexistente, se les pide que mantengan la cuarentena voluntaria. · Para los que han manifestado síntomas de cuadros respiratorios, que guarden estricto aislamiento y celebran en privado.

El aforo en los templos será de máximo 35%. Además, las iglesisas deberán garantizar la aireación natural o ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas y por ninguna razón se debe compartir papelería o documentos de mano a mano.
El protocolo de la iglesia también señala que los asistentes deberán efectuar una inscripción previa para las asistencias a la misa, ya sea por teléfono o correo electrónico, para evitar aglomeraciones.

Las parroquias también deben llevar registro de las personas que ingresan a los templos y realizar las celebraciones litúrgicas de máximo una hora. Además, deberán garantizar el uso de baños públicos dentro de las instalaciones del culto, asegurando agua, jabón y toallas desechables.

Al finalizar el acto religioso, según el protocolo, se debe garantizar que no se rompa el distanciamiento físico de dos metros entre personas, y que no se lleve a cabo ninguna actividad que implique manipulación de alimentos.